10 consejos para montar el entorno de estudio perfecto

1. Encuentre un espacio “vacío” o “utilizable”

Aquí no hay regla definida: Vale un poco de espacio en tu habitación, un rincón de la sala, un pequeño balcón improvisado, cualquier cosa. Lo que importa es tener un lugar donde puedas estudiar y organizar tus objetos de estudio.

2. Reserva un escritorio y una silla lo más cómoda posible para dicho sitio

Sabemos que lo mejor no es estudiar acostados en la cama; lo ideal es contar con un escritorio bien organizado y una silla cómoda. Si no cuentas con un escritorio o mesa de estudios; es bastante fácil hacer una desde cero, o darle un nuevo uso a un viejo mueble.

3. En este espacio, no te olvides de los colores y la decoración

Esto te ayudará a sentirte, en un futuro, mucho más cómodo en este espacio. Hazlo tuyo, emplea colores y decóralo como más te guste, de esta forma asociarás el tiempo que pasas ahí como algo agradable.

4. Es muy importante dejar siempre limpio y organizado

Puede ser del tipo más clean o del tipo vintage, no hay problema, siempre que todo esté siempre organizado y limpio. Lo esencial a la hora de estudiar es que puedas concentrarte y realizar tus actividades sin contratiempos. La organización es sumamente importante en todos los aspectos de la vida, así que manos a la obra.

5. Tener un calendario o agenda

No, no es repetitivo, tener un calendario es sumamente importante para los estudios. Siendo así, crea un calendario de estudios, colócalo en la pared, y escribe todas tus tareas de la semana allí. Organizar y detallar tus tareas hace que todo sea más objetivo, no te olvide de ser realista, de acuerdo con lo que puedes hacer cada día.

6. Poner recordatorios y divisiones con colores

Utilizar un color para cada objetivo (revisión, recordatorio, estudiar más) te ayudará a memorizar las tareas con las que debes cumplir.

7. Sin teléfono

El teléfono es el principal distractor en nuestras sociedades modernas; así que, si vas a estudiar, no lo lleves contigo al escritorio, déjalo lejos o, de preferencia, apágalo.

8. Frases motivacionales

¿Tienes en mente tu frase favorita o esa canción que siempre te motiva? Entonces, toma una hoja, una viñeta y escríbela para inspirarte en los momentos más difíciles. Las frases y fotos que te motivan son la cereza del pastel en tiempos de estudio.

9. Y lo más importante, estudiar también puede ser relajante

Detente por cinco minutos, estírate, escucha música, enciende una vela. Estudiar puede ser pesado, pero tú puedes hacerlo más relajante. Colocar música tranquila de fondo durante los estudios y encender una vela de olor son buenas opciones para relajarse.

Además, si te tomas tiempo para descansar (aproximadamente cada hora o cada 50 minutos, depende cómo te encuentres), estarás haciendo que tu mente y tu cuerpo descansen, lo que te permitirá regresar para prestar la máxima atención posible de nuevo. No somos máquinas, y resulta difícil mantenernos concentrados durante horas y horas; por ello, la relajación y el descanso son piezas claves en el estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies