4 consejos para combatir el estrés en cualquier examen

Si sueles estar muy nervioso durante las pruebas y consideras que esto llega a perjudicar tu rendimiento académico o dañar tus notas, echa un vistazo a cuatro consejos para administrar tus emociones y que, sin duda, te garantizarán buenos resultados:

Durante las pruebas o semanas de evaluaciones, es muy común que los estudiantes pasen por crisis de estrés y ansiedad. La clave para evitar este desequilibrio y garantizar buenas notas es prepararse. Además de estudiar y revisar los contenidos que serán evaluados, usted debe preparar su cuerpo y mente para afrontar la presión y exigencias que una prueba puede acarrear. No te olvides que durante las pruebas es muy importante que usted esté tranquilo, para que no se produzca el famoso “blanco” a la hora de dar las respuestas y usted pueda tener el mejor rendimiento posible.

Para prepararse para combatir el estrés de las pruebas, echa un vistazo a cuatro consejos:

Duerme bien

Mantener buenos hábitos de sueño es esencial para la vida de las personas, especialmente de los estudiantes. Durante la semana de la prueba, no vaya a dormir tarde y tenga al menos seis horas de sueño diario. De ninguna manera vamos a estudiar el contenido de la prueba en la noche anterior al examen. Se prepara con antelación y responsabilidad. Sin descanso, la concentración y el enfoque necesarios para resolver la prueba serán prácticamente imposibles de obtener.

No te retrases

Evite cualquier tipo de ansiedad. En el día de la prueba, vaya a la escuela o la universidad por lo menos 10 minutos antes del horario normal. De esta forma, podrás evitar el estrés de llegar tarde y tendrá tiempo suficiente para adaptarse a la sala y al ambiente de la prueba.

Aliméntate bien

Muchas personas suelen saltarse las comidas cuando están nerviosas. Si este es tu caso, no lo hagas antes o durante la prueba; saltarse una comida nunca es bueno, y menos cuando necesitas que tu cerebro funcione al máximo. Su cuerpo necesita la energía y, con los alimentos adecuados, es posible aumentar los niveles de concentración y razonamiento. Además, usted no quiere ser sorprendido por cuenta de un hambre repentina que se desvían toda su concentración.

Haz una pausa silenciosa

Al llegar al lugar donde se aplicará la prueba, haga una pausa para relajar tu mente y limpiarla de los pensamientos que puedan causar o aumentar la ansiedad. Respire varias veces con calma y profundamente, concentrando toda su atención en los movimientos y los sonidos de su cuerpo. Piensa en cosas relajantes y que traigan la sensación de calma, preparando su mente para el período de concentración que la prueba va a exigir. Una buena opción es hacer esto en el baño, en el coche o incluso en la sala de clases, dependiendo del entorno. No obstante, no dudes de este consejo, ya que el tomarnos un tiempo siempre nos ayudará a pensar mejor; sobre todo cuando tenemos que resolver algún tipo de problema.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad