4 consejos para ser un alumno por encima de la media

Seguramente ya conoces a ese alumno tipo que se encuentra siempre preocupado en mantener su nota igual o mayor al requerido para su aprobación; o bien, que desea ser el mejor de la clase, pase lo que pase. Sí, él o ella existe en todos los niveles de la enseñanza, desde primaria a posgrado; y pese a lo que mucha gente considera, no tiene por qué ser visto de una forma negativa.

No hay nada de malo en esforzarse para obtener resultados satisfactorios en las evaluaciones y buscar su aprobación. Sin embargo, transformar el proceso de aprendizaje en una jornada dedicada a la búsqueda de la media no es el objetivo de ninguna formación.

Un alumno necesita de un conocimiento reflexivo y crítico, además de académico, sobre los temas que estudia. Y si el querer destacar académicamente en tu grupo, carrera o universidad, a continuación te presentamos 4 consejos para ser un alumno por encima de la media. Echa un vistazo:

1. La lectura es esencial

Parece a un viejo cliché, pero se trata de una de las mayores verdades de la enseñanza: sin lectura apropiada, no hay aprendizaje.

Sin embargo, para realmente absorber el contenido involucrado y saber aplicarlo en una cuestión de cambiar los parámetros conocidos, nada reemplazará una lectura completa y detallada de los temas.

Busque indicaciones con sus profesores, conozca la bibliografía de cada materia. Con el tiempo, verás que podrás leer más y mejor que el resto de tus compañeros.

2. Conoce tus debilidades

¿Obtuviste una mala nota en la última prueba? No estés triste y no consideres ni la opción de desanimarse. Por el contrario, utiliza los fallos a su favor, estudiando tus errores y trabajando para no repetirlos. Dicen que sólo conoce la fuerza aquel que tiene noción de sus debilidades. Por ello, conocerlas es el primer paso para mejorar tu desempeño académico.

3. Pecando por exceso

En lo que respecta a los estudios, nunca peques por el error, si tienes la oportunidad de pecarpor exceso. Dedica horas extras al aprendizaje, realiza más ejercicios y prepárate de sobra para las pruebas y evaluaciones.

La etapa cuantitativa; es decir, la que consiste en la cantidad, debe ser reforzada. Sin embargo, nunca dejes de tomar en cuenta la calidad y, por supuesto, no te olvides de equilibrar tu tiempo de estudio con tu tiempo de ocio. El descanso y la distracción siempre son necesarias para destacar.

4. Los objetivos no pueden ser ignorados

¿Recuerdas esas metas que te trazaste al inicio del año o la planificación que realizaste hace algnos meses, y que siempre resuena en tu cabeza? Deja de ignorarlas en nombre de la pereza, comodidad o costumbre. Si, por ejemplo, ya has programado rutinas de estudio diarias, empieza ya y no pierdas más tiempo.

Si te prometiste que sólo te detendrás cuando realices todos los ejercicios del día, adelante. Lidiar bien con las metas es un gran primer paso para escapar de la búsqueda incesante de la media.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad