4 rutinas de estudio para la universidad

La rutina de la universidad es muy diferente que el bachillerato: las clases son más largas, los profesores son más especializados y las clases son más grandes. Además, las materias son completamente nuevas para ti. A continuación te presentamos 4 rutinas de estudio para llevar a buen término la universidad.

1. Crear una rutina

A pesar de tener una mayor libertad en la universidad para estudiar, entregar trabajos, asistir a las clases, etc., debe mantener una agenda de estudios regulares. Siempre anota qué trabajos deben ser hechos y cuáles eran los temas que necesitaban ser revisados. Ten horarios para estudiar y crear un plan para que todo sea entregado en la fecha límite – de esta manera, podrás evitar problemas con todos los profesores y todos los semestres van a pasar de forma tranquila.

2. Dedícale tiempo

A diferencia de los niveles educativos anteriores, en donde algunas materias no serían importantes para tu profesión y podías estudiar sólo para obtener la nota necesaria, en la universidad, es crucial que realmente le dediques tiempo. Durante los años que anteceden a la graduación, estarás preparándote para el mercado de trabajo y para la profesión que puede ser tuya por el resto de la vida. Por lo tanto, toma en serio las clases y todo el material didáctico que los profesores te pasen. Lee los libros indicados, guarda los textos que estudias y consulta tus dudas con los profesores.

Crear estos tipos de hábitos y organizar tiempo en la facultad será muy bien aprovechado en tu desempeño profesional.

Importancia de las rutinas de estudio en la universidad

Importancia de las rutinas de estudio en la universidad

3. Conoce tu ritmo

Durante la escuela secundaria, o incluso el bachillerato, los estudiantes tienen muchas horas del día para estudiar y realizar trabajos. Sin embargo, cuando entras en la universidad, tu tiempo disponible disminuye considerablemente, además de tener que aguantar una carga mucho mayor de materias y trabajos. Por lo tanto, es esencial que saques el máximo provecho de los momentos disponibles.

Saber priorizar las tareas más importantes y descubrir en qué hora del día te sientes más dispuesto, puede ser ideal, así como saber que aún con poco tiempo podemos aprovecharlo al máximo. Además, no olvides conocer tus límites: si comienzas a sentirte muy cansado después de 45 minutos, no te fuerces y haz una pausa.

4. Desarrolla el hábito de la lectura

En la universidad, leer es una actividad que todos los alumnos deben hacer; esto, sin importar la carrera que estudies. Así es, independientemente del curso, tendrás que leer varios textos, investigaciones y libros; y no sólo eso, sino realmente comprenderlos y llevar a cabo trabajos en relación a ellos. Por lo tanto, debes dejar la pereza de lado y desarrollar el hábito de la lectura. Incluso antes de entrar en la universidad, debes de comenzar a cultivar este hábito; ya que no sólo te beneficiará durante la universidad, sino prácticamente en toda tu vida (profesional o no). Así que comienza cuanto antes a sentir placer con la lectura, ya que será mucho más fácil seguir el ritmo de los textos académicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies