5 errores que te garantizan suspender en las oposiciones

La vida de quien se va a presentar a unas oposiciones no es fácil. La Falta de tiempo y la ansiedad para los estudios pueden aparecer, y es preciso tener fuerza para no desmoronarse ante posibles (y probables) problemas.

Según Néstor Távora, profesor de la LFG Concursos, aprobar unas oposiciones puede ser un proceso rápido, o tardar mucho.

“Podemos decir que, en promedio, el camino hasta la aprobación puede tardar de 6 meses a 6 años”, afirma. “Nada dentro de ese período nos sorprende”.

Además de la dosis de paciencia y determinación, el opositor también debe eliminar hábitos que ponen en peligro sus posibilidades de éxito. A continuación, 5 de ellos:

4 consejos para optimizar sus estudios

Opositor: para evitar el agotamiento, es necesario aumentar la carga de estudios a los pocos

1. No prestar atención suficiente al proceso de selección

Leer las bases de las oposiciones una o dos veces no basta: es preciso analizar el documento con el mismo ahínco con que se lee un contrato. Omitir un mero párrafo del texto se puede eliminar hasta los candidatos más preparados. Estudiar las bases de las oposiciones con ahínco — aún que los apuntes de estudio parecen mucho más interesantes e importantes que las decenas de páginas del documento — es fundamental para garantizar que apruebes.

Hay una diversidad enorme en ese sentido. Ciertos puestos requieren que te estudies directamente texto de la ley, mientras que otras requieren doctrinas y autores específicos, mientras que algunos prefieren el punto de vista de ciertos tribunales.

Quién no conoce las particularidades del comité evaluador tiene mucha dificultad para orientar sus estudios y, en consecuencia, hacer una buena oposición.

2. Estudiar sin criterio ni agenda

Otro grave error está en no organizar su preparación de las oposiciones. No funciona estudiar sólo derecho constitucional durante una semana, sólo las matemáticas en la otra, y sólo inglés en la siguiente, por ejemplo.

“Si usted hace eso, estará mucho tiempo sin ver un determinado tema, y tendrá que reanudar lo del cero adelante”, dice el experto. Lo ideal es distribuir homogéneamente las disciplinas a lo largo de la semana, de preferencia con dos materias muy diferentes por día, hasta para dejar las sesiones menos agotadoras.

Exagerar en la carga horaria de estudio, más aún si usted está empezando, no funciona. “Es como una sesión de entrenamiento de pesas: si ya levanta un peso de 15 kg en la primera vez, va a acabar lesionado”. “Es mejor a intensificar sus esfuerzos a poco”.

3. No hacer ejercicios

Leer apuntes no es suficiente para la preparación de oposiciones, porque la única forma de asimilar un contenido es ponerlo a prueba. “Cuando usted hace ejercicios y simulaciones, da espacio para que las dudas que aparezcan”, explica. La sugerencia es buscar pruebas de años anteriores y resolverlas con tiempo cronometrado y, por supuesto, sin consulta. Cuanto más verossímiles son sus simulaciones del examen, tendrá más posibilidades de tener éxito el día del examen de oposiciones.

El entrenamiento debe ser complementado por fichas de lectura. Al elaborar un resumen de la materia con sus propias palabras, el estudiante comienza a apropiarse del contenido. Además de ganar fluidez y seguridad en la disciplina, todavía ahorrará tiempo, ya que podrás realizar tus propios fichas en el lugar de los libros completos.

Lo ideal es escribir estos recogidos de la materia a mano. Según investigadores de las universidades de Princeton y la universidad de California, quien registra la información con papel y lápiz tiene más facilidad para entenderlas y memorizarlas que quien las escribe en el ordenador.

4. Utilizar materiales de poca confianza

Muchas veces, ni un cronograma perfecto ni las mejores técnicas de estudio garantizan la aprobación de un candidato. ¿En qué puedes haber fallado? La calidad de los libros y apuntes utilizados en la preparación de oposiciones.

Muchos candidatos no cuentan con la orientación y terminan apoyándose en fuentes de dudosa calidad para sus estudios. En algunos casos, el material está desactualizado — lo que es especialmente grave para las asignaturas de Derecho. Las leyes y las interpretaciones están siempre cambiando, y muchos concursos piden estas innovaciones.

Sitios y foros de discusión en internet pueden ser excelentes aliados, pero hay que usarlos con precaución. Así como los libros, los profesores y los cursos de preparación, los recursos en línea también tienen una calidad variable. Para empeorar las cosas, muchos grupos en internet solo sirven para diseminar rumores y asustar a los candidatos. Tenga exactitud al elegir sus referencias.

5. Ser demasiado optimista (o pesimista)

La inteligencia emocional es, de lejos, uno de los recursos más importantes para hacer frente a la frustración, persiste en los estudios y centrarse en la hora de la prueba.

En algunos casos, la inseguridad y el miedo a la reprobación paralizan el estudiante: la certeza del fracaso quita el foco y hace que los estudios menos productivos. En otros, es el exceso de confianza que afecta al impedir que el candidato dé cuenta de las lagunas de conocimiento que tiene que rellenar.

La mejor actitud es abandonar el pesimismo y el optimismo, y simplemente mirar la situación de la forma más realista posible. Con paciencia, convicción y mucho trabajo duro, usted es capaz de aprobar esas oposiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies