6 cosas que no debes hacer en tu trabajo de tesis

Escribir un trabajo académico de fin de curso es al mismo tiempo una tarea increíble y difícil; en la que habrá momentos de euforia, reflexión, desánimo y desesperación, aunque no necesariamente en este orden.

Por eso, hemos hecho una lista con algunos consejos para quienes están recorriendo este camino:

1. NO PROCRASTINES

Parece magia: apenas nos colocamos frente al ordenador para escribir nuestro trabajo cuando nos distrae cualquier cosa en internet o en la televisión. Desde videos de humor en YouTube a la última notificación de nuestra cuenta de Facebook.

Y ahí es donde está el peligro: el tiempo pasa, el plazo final se aproxima, y lo que podría haber sido escrito con calma y con mucho cuidado, acaba por ser escrito a toda prisa.

La sugerencia aquí es una sola: la disciplina. Organiza tu tiempo, establece metas diarias, semanales y mensuales.

Además, debes dejar de pensar que tu trabajo necesita ser escrito de forma lineal, o sea, desde el principio al fin.

Comienza escribiendo cualquier párrafo, tramo o parte que te venga a la cabeza en ese momento.

Así el texto podrá fluir naturalmente.

2. NO TE PIERDAS

Una frase repetida hasta el agotamiento en charlas motivacionales para emprendedores es “para quien no sabe a dónde quiere llegar, cualquier lugar servirá”.

Pues esta idea se aplica a la elaboración de tu trabajo académico. Después de todo el trabajo de recopilación y análisis de los datos, y con tus posibilidades y objetivos en mente, escribe tus conclusiones.

Las conclusiones no deben ser la última parte escrita. Deben ser la primera. Así, es posible planificar todo el texto para que dirija hacia este punto.

La definición de las conclusiones del trabajo también puede ayudar en la redacción de todo el texto, principalmente, en la discusión de los resultados.

3. NO ESCATIMES EN LA LECTURA DE ARTÍCULOS

En primer lugar, leer te ayudará a escribir mejor. Además, leer varios artículos relacionados con tu tema te proporcionará mayor seguridad en la discusión de los resultados y te permitirá  observar desde otras perspectivas tu problema de investigación.

Dominar el tema que estás escribiendo es fundamental, por ello, no tengas pereza de leer muchos artículos.

4. NO ESPECULES

Cada afirmación de tu texto debe ser capaz de ser respaldada por los datos, información e interpretaciones que has encontrado en artículos y textos de otros autores o en tu propia investigación.

No importa qué – o quién – se utiliza para respaldar tu afirmaciones, a final de cuentas, todas las afirmaciones deben ser compatibles de alguna manera.

5. NO COLOQUES EN TU TEXTO ALGO QUE NO SABES EXPLICAR

Si eres de los que estudió ese tema durante meses, pero no comprendes completamente lo que algo significa, imagina cómo se sentirá quien lea tu trabajo.

Si es algo imprescindible para el trabajo, trata de estudiar y dominar ese asunto. De lo contrario, tu trabajo  se verá seriamente afectado.

6. NO TE QUEDES CON SOLO DOS OPINIONES

Aunque tu tutor te haya dado el visto bueno, pide a tus compañeros, a tus amigos, a tu novia, entre otras personas, que también lean el trabajo. Cada persona que lea tu trabajo tendrá una visión diferente sobre él, basada en su historia de vida y en sus conocimientos.

Estoy seguro de que te sorprenderás con el resultado de esta sugerencia.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad