6 frases que nunca debes decir a un profesor

Mantener una buena relación con los profesores es importante para aprovechar al máximo las clases y tener una buena estancia en la universidad. Por ello, piénsalo dos veces antes de decir ciertas frases que no serán bien recibidas.

Para la mayoría de los alumnos el trabajo del profesor parece que comienza y termina en el aula. Se olvidan que requiere mucho estudio, investigación y preparación, para que la materia sea comunicada a los alumnos de la manera más clara posible. Algunas frases de los alumnos demuestran un completo desconocimiento sobre el trabajo de la retaguardia de los profesores y de alguna manera, parecen desvalorizarlo. En esta ocasión, hemos elegido algunas frases que son capaces de dejar a un profesor al borde de un ataque de nervios.

“¿Dio algo importante en la última clase?”

Esta pregunta peca de dos formas. Por un lado, vas a recordarle que faltaste a la última clase, por otro, olvidas que para los profesores toda la materia es importante. Así como los padres no pueden elegir entre los hijos, los profesores tienen dificultad en admitir que hay temas menos relevantes que otras. Si no lo consideran importante no se dedicarían a ello, ¿o sí?

“No me di cuenta que el trabajo se debía entregar hoy”

Si no te diste cuenta el problema es tuyo y va a seguir siéndolo, porque es probable que seas penalizado por esa falta de atención. A los profesores les gusta creer que los alumnos salen de sus aulas llenos de ganas de ir a casa a estudiar la materia y hacer los trabajos. Con esta frase vas a recordarle que aunque se esfuerza tanto en la preparación de las clases, sólo una minoría de los estudiantes lo tiene en cuenta y se interesa por su materia.

“¿Podría posponer la prueba porque ya tenemos otra marcado en la misma semana?”

Con 18, 19 o 20 años ya se tiene la obligación de saber organizar el tiempo para lograr dar respuesta a varias pruebas en la misma semana. En la universidad, el grado de dificultad es mayor, y debes acostumbrarte a ello.

“No entiendo porque me anuló la pregunta si es lo mismo que venía en el libro”

Es obvio que el profesor le anuló la respuesta precisamente por saber que es la misma que viene en el libro o manual. Sólo alguien con una memoria extraordinaria era capaz de memorizar fielmente un párrafo.

“No pude hacer el trabajo porque me quedé sin internet ayer por la noche”

A menos que se trate de un trabajo de casa pasado el día anterior, ni siquiera vale la pena probar esta excusa. Dejar un trabajo de cierta envergadura y que es determinante en la nota final de la asignatura, para hacer en la víspera, demuestra que todavía no te has dado cuenta de que estás en la universidad, donde los profesores esperan que te comportes como un adulto, y que sabes la importancia de planificar el trabajo.

“¡Aún no ha respondido al email que le envié ayer!”

La principal función de un profesor no es responder a los mensajes de correo electrónico de los alumnos, sino preparar las clases, revisar trabajos, buscar temas y nuevas fuentes de información. Los mensajes de correo electrónico se encuentran en el segundo o tercer plano. Y si son para aclarar dudas de la materia requieren de tiempo, lo que no se consigue todos los días. Si necesitas una respuesta rápida, es preferible abordar directamente el profesor y tratar de obtenerla en el momento. O preguntar si puedes pasar en su oficina. A los profesores les encanta que los alumnos les hagan preguntas, pero probablemente no por email.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad