Aprende a armar un cronograma de estudios infalible

¿Has sentido alguna vez que, por más que estudies, no puedes tener un buen aprovechamiento del contenido revisado? Esto se debe a que pasar horas inclinado sobre los libros y resúmenes puede no ser la mejor manera de aprender. Tener una dedicación completa a los estudios no quiere decir que debas repasar todas las materias de todos los días. Para que las lecturas y los ejercicios resueltos sean eficaces, es importante tener una organización. Con un cronograma de estudios bien definido, puedes hacer que tu aprendizaje mejore bastante.

Contar con un cronograma de estudios es el diferencial para asegurar y acelerar el proceso de aprendizaje. Observar tu rutina, tu tiempo libre, respetar los momentos de descanso y utilizar técnicas para aumentar la productividad del tiempo de revisión son algunas de las medidas importantes para ser realmente eficiente en los estudios. A continuación te mostramos algunos consejos para armar un cronograma de estudios fiable:

1) Conoce tu rutina antes de hacer tu cronograma

El cronograma debe ser adaptado a tu día a día: de nada sirve montar una planificación con base en el tiempo que no tienes. Por eso, analiza la rutina y piensa en qué horarios ya están llenos de actividades, como clases, cursos, comidas, ocio, y a partir de ello, calcula cuál es el tiempo disponible para dedicar a los estudios.

2) Establece horarios en tu cronograma solo para estudiar

Después de realizar las actividades diarias, rellena el calendario con los horarios de las clases. Coloca las que vas a ver en la escuela o en el programa de orientación y también las clases en línea, en caso de que estudies solo en casa. Reserva un tiempo inmediatamente después de las clases, de una hora aproximadamente, para organizar las notas sobre los temas vistos.

Clases vistas y anotaciones ordenadas. Ahora es el momento de profundizar los estudios sobre los contenidos. Establece un horario para buscar más sobre el tema, consultar otras fuentes, leer el capítulo completo en el libro. Asegúrate de especificar horarios para cada actividad: estudio, anotaciones, ejercicios, profundización, revisión, etc.

3) Propicia un ambiente de estudios

Para tener una buena productividad es preciso organizar no sólo la rutina, sino también el entorno en el que pasarás el tiempo dedicándote a los estudios. Deja el sofá y la cama de lado y establece un lugar fijo para estudiar, donde estarán todos los materiales necesarios: libros, apuntes, bloques de notas, cuadernos, resúmenes anteriores. Es esencial que el lugar de estudio sea ordenado y limpio. Si es posible, mantente alejado de distracciones. Deja el ordenador, la televisión y el teléfono celular lo más lejos posible de ti.

4) Elección de un método para estudiar

¿Ya has investigado sobre técnicas y métodos de estudio? Este tipo de estrategias te ayudan a ordenar la forma de estudiar y potencian tu capacidad de aprender. Por ejemplo:

Método Pomodoro: La Técnica Pomodoro fue desarrollada por un estudiante de italiano para mejorar la capacidad de concentración. Consiste en reservar tiempos para el estudio sin ningún tipo de interrupción, intercalados con momentos de descanso. La sugerencia es estudiar por 30 minutos, sin parar. Evita las distracciones y divide el tiempo: 15 minutos para leer la materia, por ejemplo, y otros 15 para montar un resumen. Al final, descansa por 7 minutos; y después toma otros 30 minutos para estudiar y así sucesivamente.

Curva del olvido: ¿Conoces esa sensación de que los días van pasando y ya estás olvidando todo lo que estudiaste la semana pasada? Pues la técnica de la curva del olvido tiene por objeto impedir que esto suceda. Por esto, es necesario hacer revisiones constantes de las materias. El método establece tres revisiones para cada contenido estudiado: una de 24 horas después, otra después de siete días y otra después de un mes. Utiliza los resúmenes que tú mismo hayas hecho. Cuando se utiliza el material que produjiste, el tiempo dedicado a recordar las materias es menor.

5) Planifícate para imprevistos en el cronograma de estudios

Por más que te organices, algunas situaciones pueden salirse de control. Los imprevistos suceden y hay que estar preparados para ellos. Así, dedica un tiempo cada día para compensar cualquier hecho inesperado. Planifica siempre la próxima semana separando una hora el viernes anterior para actualizar el cronograma, en caso de que quieras o necesites hacer cambios.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad