Aprender un idioma

Cuando intentas aprender un idioma tienes que tener un objetivo cercano, a corto plazo, en tu mente. Debes tener claro el nivel que quieres alcanzar en su dominio. No es lo mismo conocer y usar varias frases básicas cuando estás en un restaurante que alcanzar la fluidez de un nativo o hablarlo como una segunda lengua. Hoy veremos lo más importante a tener en cuenta para aprender un idioma.

Dependiendo del nivel de fluidez que pretendas alcanzar deberías se consciente de que tienes que invertir tiempo y paciencia en ello. Todos los días tendrías que invertir cierta cantidad de tiempo, por poco que puedas sacar de tu ajetreada vida, para acercarte al nuevo idioma.

Está meridianamente claro que la mejor manera de aprender un idioma es trasladarse a un país donde se hable y vivir allí, al menos, varios meses. Se trataría de un proceso de inmersión que te forzaría a desarrollar estrategias de aprendizaje. Lamentablemente, pocas personas tienen esta opción ya que están vinculadas por lazos familiares, afectivos o profesionales.

La mejor manera es propiciar el autoaprendizaje. A través de Internet es posible acceder, hoy día, a recursos inimaginables hace sólo una década. Todo ello puede favorecer la creación de ambientes propicios que recreen todas las vivencias y escenarios necesarios para aprender lúdica y satisfactoriamente un nuevo idioma.

Aprender un idioma

Aprender un idioma

Probablemente lo más difícil es establecer un compromiso con uno mismo. Debes establecer tus objetivos con realismo. Intenta no pensar acerca del aprendizaje de un idioma como si se tratase de algo inalcanzable. Aprende una nueva frase o varias cada día, incrementa tu vocabulario o escucha un nuevo fichero de audio que puedas entender.

Poco a poco, casi sin darte cuenta, podrás ir avanzando en el dominio de nuevas estrategias de aprendizaje.

¿Crees que eres demasiado viejo para poder aprender un idioma? Nuestra mente mantiene la capacidad de afrontar el aprendizaje de nuevas áreas de conocimiento a medida que crecemos. Básicamente, no importa cuál es tu experiencia en el ámbito del aprendizaje, puedes aprender a leer, escuchar, hablar y, en suma, disfrutar con un nuevo idioma.

Existen muchísimas razones que podrían justificar el aprendizaje del idioma de otras personas. Podríamos citar, entre otros motivos, negocio, educación, viajes, placer, lazos familiares o amigos. Además de proporcionarte satisfacción personal puede ser muy gratificante en otras parcelas de tu vida.

La cuestión que nos viene a la mente es, realmente, ¿puedo desarrollar buenas habilidades comunicativas en una nueva lengua? Ciertamente, podrías, pero hay una serie de trucos o secretos que te pueden facilitar la labor. Seguramente habrás practicado, a lo largo de tu vida, algunas de éstas, pero es probable que no con la intensidad ni el compromiso personal necesario para afrontar con éxito tu tarea: comunicarte efectivamente en un nuevo idioma.

Seguramente habrás realizado algún curso del idioma de tu elección. A lo largo de tu experiencia escolar, en el sistema educativo, es obligatorio el aprendizaje de las lenguas extranjeras. Cada país o región configura su itinerario personal, pero todos son análogos.

El problema reside en que muchas personas pasan muchos años de su vida intentando aprender un idioma y luego, cuando por cualquier motivo, tienen que ponerlo en práctica fracasan estrepitosamente. Luego, animados por algún extraordinario suceso, deciden periódicamente reemprender el proceso de aprendizaje y, otra vez, caen en la desesperación más absoluta llegando al convencimiento personal de que son incapaces para aprender nada nuevo y mucho menos otro idioma.

Veamos ahora algunas recomendaciones muy útiles para intentar llevar a buen puerto nuestro objetivo de aprender idiomas.

El aprendizaje de un idioma no tiene por qué ser un hecho traumático. Sí, es posible que la experiencia personal nos avoque a la desesperación con sólo pensar que tenemos que aprender a manejarnos en una nueva lengua, ya sea por motivos de trabajo o personales. Pero no está todo perdido. Aquí van unas recomendaciones.

Escucha todo lo que puedas del idioma que pretendes dominar. Es importante que el contenido de lo que escuches sea agradable y se encuentre dentro de tu ámbito de intereses. También debes comprender un porcentaje alto de lo que escuches.

No importa si el nivel de partida es muy bajo, lo importante es comenzar desde la base que tenemos. En Internet tenemos múltiples y variados recursos de audio sobre casi cualquier tema posible. Sólo es cuestión de ponerse manos a la obra y de intentar buscar aquello que nos pueda interesar.

  • Una vez que tengas el material es imprescindible que dediques tiempo diario.
  • No tiene por qué ser mucho tiempo, para empezar puede ser suficiente emplear diez o quince minutos.
  • Tampoco es necesario que te sientes en una mesa y pretendas escuchar como el que estudia un tema de unas oposiciones.
  • Siéntete libre al escuchar tus archivos de audio mientras caminas, haces ejercicio, riegas el jardín, ordenas la casa, lavas los platos, conduces.

En esos momentos, cuando desempeñamos labores rutinarias, podemos invertir un tiempo precioso en escuchar un pequeño cuento, unas noticias, una emisora de radio… en la lengua de nuestra elección. Con los dispositivos portátiles, ya sean teléfonos o reproductores, esto es posible.

Si queremos aprender idiomas podemos comprobar la existencia de trucos, pequeños hábitos que pueden hacer mucho más fácil el aprendizaje de un nuevo idioma. Seguimos avanzando en esto, recomendando una de las más potentes herramientas que pueden serte de gran utilidad: leer.

Intenta leer todo lo que puedas en el idioma que te fijes como objetivo. Es importante que dediques un tiempo, por poco que sea, diariamente. Al comienzo puedes invertir diez o quince minutos.

Procura que el nivel de lo que lees se adapte a tus conocimientos de partida. Es absolutamente terrible, además de muy aburrido, tener que buscar constantemente palabras en un diccionario. Poca gente es capaz de mantener una lectura interesante si, además, tiene que buscar dos o tres palabras en cada línea. Por ello es necesario que leas contenido que puedas entender.

Ciertamente, habrá palabras determinadas de las que no sepas el significado pero es muy probable que puedas inferirlo a partir del contexto de la frase. Además de ejercitar la mente con ese ejercicio, la lectura se transformará en algo ágil y apasionante.

Ni que decir tiene que Internet te proporciona todos aquellos recursos que necesites en casi cualquier lengua hablada. Puedes acceder a revistas, e.books, páginas web, blogs…

No pasa nada porque un día estés muy ocupado y no puedas dedicar algo de tiempo, lo importante es que no abandones tu compromiso contigo mismo.

Relee aquellos artículos y contenidos de interés porque, de este modo, estás reforzando el aprendizaje de conceptos, palabras y estructuras. En ese sentido, es preferible que leas tres veces un libro –en su versión original- que te guste que dejes la lectura porque no encuentras algo que te genere satisfacción.

Para abordar el aprendizaje de un idioma la escritura es una de las herramientas más interesantes para seguir profundizando en una lengua. Al principio te resultará muy complicado, sobre todo si eres muy exigente contigo mismo y te gusta la perfección. Es algo que tendrás que soslayar para poder disfrutar de la escritura.

Escribir en otro idioma es más difícil que leer; ya se sabe, producir es más complicado que recibir. Pero ello no debería ser obstáculo para evitar esta potente herramienta.

Te aconsejo que comiences por algo sencillo. Es habitual utilizar el correo electrónico hoy día, como bien sabes. Por tanto, ¿por qué no contactar con personas que hablen la lengua de tu elección e intercambiar emails con ellas? Puedes acceder a través de redes sociales o de foros.

Lo importante es comunicar, aunque a veces la gramática y la sintaxis nos jueguen malas pasadas y nuestro mensaje quede poco correcto. A medida que nos habituemos a redactar nuestro estilo, con las debidas correcciones, irá mejorando progresivamente.

Además, podemos hacer nuevos amigos y acceder a fuentes de conocimiento antes impensables. Merece la pena intentarlo.

Es importante combinar todos estos hábitos e integrarlos progresivamente en nuestra rutina diaria, de tal forma que no se conviertan en una carga sino en unos compañeros agradables de viaje hacia el conocimiento de nuevas experiencias y realidades.

Todos estos pequeños trucos pueden convertir tus esfuerzos en algo mucho menos doloroso, más placentero e interesante.

Merece la pena intentarlo, ¿no lo crees? Hoy día, mucha gente está decidida a intentar el aprendizaje de una segunda lengua y esto es fantástico. Ampliará tus horizontes y, en términos generales, hará de ti una persona con mayor altura de miras.

Sin embargo, muchas personas no quieren cargar con el sacrificio que supone estar sentados en una clase cada noche de la semana. Es por lo que muchos han decidido aprender idiomas en casa.

¿Qué podría ser mejor que sentarse en el confortable sofá de tu casa, aprendiendo un nuevo y excitante idioma? Lo mejor de aprender en tu casa es que tienes control temporal –tú decides cómo y cuándo- sobre tu propio aprendizaje.

Cuando hablamos de aprender un idioma, cada persona adopta un ritmo diferente. Si tú sabes que necesitas cierta cadencia para aprender satisfactoriamente eres el mejor indicado para organizarte tu tiempo de estudio; no estarás sometido a la dictadura del un curso ni un programa rígido.

Si has decidido aprender un idioma en casa, probablemente sea la mejor de las decisiones que hayas tomado en los últimos tiempos. No obstante, tienes que adoptar ciertas precauciones básicas, tales como evitar caer en la pereza y no dejar a medias ninguna actividad, sino cumplir el compromiso al que hayas llegado contigo mismo.

Mucha gente se encuentra capaz de afrontar este reto de autoaprendizaje. Además, cuando uno le coge el ritmo es difícil sustraerse a la tentación de seguir aprendiendo más cosas de esta manera.

Lo importante es perseverar en el esfuerzo y acercarse a las dificultades paulatinamente. De esta forma podrás tener éxito en cualquier actividad que emprendas por ti mismo; como lo es aprender un idioma. Te recomiendo visitar los anuncios de tablon donde encuentras varios servicios para estudiantes.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies