Categorías de los programas de aplicación

El software de aplicación puede estar constituido, sencillamente, por programas confeccionados por el usuario en el lenguaje que es capaz de reconocer el traductor, por programas de juegos, programas adecuados para realizar cálculos matemáticos o para gestionar la agenda telefónica personal… En definitiva, hablamos de programas de aplicación.

O incluso por programas de aplicación evolucionados destinados a resolver tareas algo más complejas: contabilidad doméstica, archivo bibliográfico personal, control de movimientos de las cuentas bancarias…

Una actividad tan habitual como puede ser la gestión de un archivo de clientes, se ve facilitada y potenciada al sustituir los métodos tradicionales de archivo por un ordenador, dotado de un software de aplicación al efecto.

Este consistirá en un conjunto o paquete de programas de aplicación (de ahí la denominación de paquetes de aplicación), cada uno de ellos destinado a resolver una tarea específica: apertura de ficha a nuevos clientes, relación de clientes con facturas pendientes de pago… La intervención de uno u otro se desencadenará al seleccionar el usuario la correspondiente tarea sobre una relación de opciones o menú.

Tres alternativas para proveerse del software de aplicación.

Tres alternativas para proveerse del software de aplicación.

Origen del software de aplicación

La mayor parte de los programas de aplicación no suelen ser creaciones del propio usuario. La inversión en tiempo o en adquisición de conocimientos y utilidades para la programación, son algunos de los factores que mueven al usuario a optar por programas comerciales.

A estos condicionantes hay que añadir las contrapartidas que aportan muchos programas comerciales. Por ejemplo, permiten una estandarización de los programas que facilita el intercambio de datos, conocimientos y soluciones entre los usuarios de una misma aplicación.

En definitiva, a la hora de dar contenido al tercer nivel del edificio de la programación, el usuario cuenta con tres alternativas básicas:
* Crear sus propios programas de aplicación.
* Encargar la confección de los programas de aplicación a medida.
* Adquirir programas de aplicación estandarizados.

– La primera alternativa resulta adecuada cuando se trata de confeccionar programas de aplicación sencillos o destinados a aplicaciones cuya originalidad lo aconseje.
No obstante, ésta no es una opción generalizable, puesto que, como ya se ha indicado, la complejidad de las aplicaciones puede convertir la tarea de programación en una empresa imposible, antieconómica o, en el mejor de los casos, puede exigir una excesiva inversión de tiempo.
– Cuando las aplicaciones alcanzan una complejidad sustancial y deben ajustarse a unos criterios muy específicos, resulta conveniente encargar los programas a medida.

La disparidad de situaciones que se plantean a la hora de gestionar la actividad de un almacén, o el control de una red comercial, reduce las posibilidades de estandarizar los respectivos programas y paquetes de aplicación.

Categorías del software de aplicación

Son muy diversos los criterios que pueden adoptarse para clasificar los programas de aplicación destinado a ordenadores personales.
– El primero y más genérico lleva a distinguir entre programas profesionales, auxiliares o de utilidad y lúdicos.
– Un segundo criterio de clasificación, relativo a su entorno de actuación, conduce a cinco grupos fundamentales de programas y paquetes de aplicación:
* Juegos/Entretenimiento.
* Educación.
* Gestión y productividad.
* Científico-técnicos.
* Contabilidad y administración.

Cada uno de los anteriores grupos admite, a su vez, una clasificación específica de acuerdo a su funcionalidad.

Programa de juegos

Este grupo engloba a los programas de aplicación más populares en el terreno de los ordenadores personales localizados el estrato inferior (ordenadores domésticos). Aunque también abundan los programas lúdicos destinados a ordenadores personales más evolucionados Apple o para los situados en el entorno IBM-PC.

Dentro de este apartado cabe diferenciar entre varias categorías de juegos: de aventuras, de acción, de estrategia y de simulación.

Programas educativos

En este grupo caben desde programas de aplicación para el estudio de Matemáticas, Geografía e Historia, hasta completos programas de enseñanza asistida por ordenador para el aprendizaje de idiomas o de lenguajes de programación de alto nivel (BASIC, PILOT, LOGO…).

Programas de gestión y productividad

El mayor segmento del mercado de software estandarizado para microordenadores lo ocupa esta categoría de programas. Procesadores de texto, hojas electrónicas, gestores de bases de datos, paquetes para la generación de gráficos o para el establecimiento de comunicaciones, son los principales productos de esta índole. Sin olvidar a los paquetes integrados multifuncionales (Lotus 1-2-3, Open Access, Symphony…), los cuales sintetizan varios de los programas apuntados en un mismo entorno de trabajo.

Programas científico-técnicos

Los microordenadores cuentan con un amplio catálogo de aplicaciones, creadas para apoyar casi cualquier tipo de actividad científica o técnica. Programas de aplicación destinados a profesionales de la Medicina (gestión de datos de los pacientes y archivo de diagnósticos), aplicaciones para arquitectos, abogados, ingenieros…

Programas de contabilidad y administración

Sin lugar a dudas, éste es uno de los grupos de aplicaciones que más ha potenciado la difusión del ordenador personal en el ámbito de la empresa: gestión de la contabilidad, nóminas, almacén, control de pedidos, libro de vencimientos…

Software vertical y horizontal

Una nueva clasificación del software de aplicación distingue entre dos grandes categorías, atendiendo a la especialización o versatilidad de los programas de aplicación.
* Software vertical
Esta categoría engloba a los programas de aplicación y paquetes creados para resolver una tarea específica.
Por ejemplo, forman parte del software vertical los paquetes de aplicación diseñados para automatizar la actividad que rodea al ejercicio de una profesión: médico, abogado, arquitecto… O para el tratamiento de un trabajo específico: confección de la nómina de una empresa, gestión de la actividad de un videoclub, o automatización de la puesta en práctica del Plan General contable en una empresa.

* Software horizontal
El contrapunto del software específico o vertical, se encuentra en los paquetes horizontales, capaces de resolver un gran número de aplicaciones dentro de un determinado marco de actividad.

A este grupo pertenecen las herramientas de gestión y productividad: tratamiento de textos, hojas electrónicas, programas para la gestión de bases de datos, paquetes para la creación de gráficos, programas para el establecimiento de comunicaciones externas al sistema…

Todos ellos comparten la característica de que el usuario puede orientarlos a cada necesidad específica, dentro del abanico de posibilidades que brinda cada paquete horizontal.

Así, por ejemplo, la hoja de cálculo es útil tanto para el odontólogo, al que facilitará el cálculo de la minuta, como para el economista, quien la utilizará para determinar el precio de venta al público de un producto en función de los costes de producción.

Las herramientas de gestión y productividad han convertido al ordenador personal en un inapreciable colaborador del profesional.

Las herramientas de gestión y productividad han convertido al ordenador personal en un inapreciable colaborador del profesional.

Herramientas de gestión y productividad

El mercado del software horizontal está dominado por un conjunto de programas de aplicación, destinados a actividades de gestión y productividad. Programas capaces de prestar un eficaz servicio en un dilatado abanico de situaciones.

A esta gama de herramientas software se debe, en buena parte, la gran implantación de los paquetes estandarizados. De su importancia habla el hecho de que la adquisición de un ordenador personal, ya sea para uso profesional o para la gestión en el ámbito de la empresa, suele simultanearse con la de algún paquete de esta categoría.

El conjunto de herramientas o programas de gestión y productividad se divide en varios grupos o áreas de actividad:
* Tratamiento de textos.
* Hojas electrónicas.
* Gestión de archivos y bases de datos.
* Paquetes gráficos.
* Paquetes de comunicaciones.

Estos cinco grupos básicos pueden completarse con otros de menor relevancia como, por ejemplo, los paquetes para la generación de programas de aplicación, o los modernos gestores de tiempo, ideas, tareas y proyectos.

El predominio corresponde, sin lugar a dudas, a los cinco primeros grupos. Dentro de cada uno de ellos se encuentran paquetes de programas cuya denominación (Wordstar, Multiplan, Lotus 1-2-3, dBASE III…) tiene mayor notoriedad en el mundo informático que el propio nombre de muchos ordenadores.

Criterios para elegir el software de aplicación

El rendimiento del ordenador en el terreno práctico depende, casi por completo, de la calidad de los programas que lo instruyen software de aplicación, en definitiva. Ante tal realidad, no cabe duda de la importancia que tiene elegir el software idóneo para cada aplicación.

Varios son los factores que entran en juego a la hora de elegir el software o programas de aplicación. Factores que van desde la evaluación estricta de la tarea a resolver, hasta la elección del soporte adecuado en cada caso.

A continuación se relacionan algunas consideraciones a tener en cuenta para la elección del software apropiado:
* Definir las necesidades con todo detalle.
Cuanto más precisa sea la definición de las características de la tarea o aplicación que se desea informatizar, mayor será la garantía de éxito en la decisión final.
Una exposición detallada y exacta permitirá descartar programas que, aun ajustándose a algunas de las características solicitadas, omiten la resolución de tareas que limitan el rendimiento práctico de la aplicación.
* Decidir entre software de creación propia, a medida o estandarizado.
El nivel de conocimientos de programación por parte del usuario, la complejidad de la aplicación y la existencia de paquetes de aplicación estandarizados son algunos datos que intervienen en esta decisión.
* ¿Qué soporte es el más adecuado?
Esta es una decisión que dependerá de las propias características del ordenador y de la naturaleza del programa o del paquete de aplicación. Habitualmente los programas para microordenadores utilizan como soporte el disco flexible.
* Analizar la compatibilidad con el ordenador
Los programas y paquetes de aplicación no son universales, sino que están concebidos para un determinado equipo, o para su compatibilidad con un sistema operativo específico.
Una misma aplicación puede ofertarse en distintas versiones. Por ejemplo, el popular procesador de textos Wordstar está disponible para distintos ordenadores y para varios sistemas operativos habituales en el campo de los ordenadores personales más evolucionados (CP/M, MS-DOS, OASIS…).
* Evaluar la calidad de la documentación.
Un factor muy importante es la amplitud, detalle y tratamiento de la documentación que acompaña al programa o paquete de aplicación. No hay que perder de vista que el usuario debe familiarizarse con la aplicación a través del manual.
Excepto en el caso de los programas de juego, que no precisan de excesivos comentarios, el manual debe ser completo, detallado y redactado en un idioma que domine el usuario.
* Precio
Hay que tener en cuenta que los programas de aplicación estandarizados resultan mucho más económicos que sus equivalentes confeccionados por encargo.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies