Clasificación de los ordenadores

A partir del ENIAC, alumbrado en 1945, los equipos dedicados al tratamiento automático de la información son ya ordenadores construidos con tecnología electrónica.

En el mundo de los ordenadores electrónicos cabe establecer muy diversas clasificaciones, según el criterio que se adopte. Las más relevantes son las reflejadas en los próximos párrafos.

Ordenadores analógicos, digitales e híbridos

Atendiendo al tipo de tecnología electrónica aplicada, criterio que influye en el propio método de trabajo interno de la máquina, se distingue tradicionalmente entre tres tipos de ordenadores:

Ordenador electrónico de última generación

Ordenador electrónico de última generación

* Ordenadores analógicos
Los ordenadores de esta categoría operan con datos que son representados por medio de señales eléctricas de tipo analógico. Esto es, por magnitudes físicas (tensión eléctrica, intensidad de corriente…) que pueden adoptar cualquier valor intermedio dentro de sus márgenes de
evolución extrema.

Suelen utilizarse para resolver problemas de simulación, para la medida de magnitudes y control de procesos. Su programación está cableada en los propios circuitos electrónicos de tipo analógico que los constituyen.

* Ordenadores digitales
Este es el tipo habitual y más generalizado de ordenadores. Los datos son representados por señales eléctricas de naturaleza digital; señales que tan sólo pueden tomar niveles fijos y preestablecidos. Dichos niveles están en correspondencia con los dígitos binarios 0 y 1.

La práctica totalidad de los ordenadores actuales son de esta categoría.

* Ordenadores híbridos
Participan de las características de los ordenadores analógi cos y digitales. La captación de datos se realiza por medio de convertidores analógico-digitales. La información es procesada por circuitería digital. Y la salida es canalizada a través de convertidores digital-analógico.

Los ordenadores híbridos son realmente ordenadores digitales provistos de periféricos adecuados para la captación y devoluión al exterior de magnitudes analógicas.

Categorías de los ordenadores digitales

En función de la capacidad, potencia y tamaño de los ordena dores digitales, cabe distinguir entre tres categorías de equipos:
– Grandes ordenadores.
– Miniordenadores.
– Microordenadores.

A medida que descendemos en esta escala, dentro de una misma generación, nos encontramos con equipos menos potenes aunque más económicos y de menor volumen.

Cada una de estas categorías ofrece unas características idóneas para automatizar el tratamiento de información en un entoro distinto.

– Si se trata de informatizar el proceso de datos en una gran Compañía, es obvio que el volumen de información y las necesidades de tratamiento obligarán a utilizar un gran equipo con suficiente capacidad y potencia.
– Para el tratamiento de información en medianas empresas o en departamentos de grandes compañías, la idoneidad suele residir en un miniordenador.
– Por último, la solución informática apropiada para pequeñas y medianas empresas, profesionales y usuarios idividuales en general, suele constituirla el microordenador.

La tendencia actual hacia la integración de sistemas aboga por la compatibilización de las tres categorías de ordenadores digitales. De tal forma que los miniordenadores puedan utilizarse como equipos asociados a grandes ordenadores, y los microordenadores como estaciones de trabajo inteligentes conectadas tanto a miniordenadores como a grandes equipos.

Grandes ordenadores

Para el tratamiento de información a gran escala, tanto en las vertientes de gestión como en el ámbito científico/técnico, es necesario recurrir a grandes equipos.

Clasificación de los ordenadores

Clasificación de los ordenadores

La implantación de estos ordenadores permite automatizar el tratamiento de grandes volúmenes de información, si bien obliga a poner a punto instalaciones costosas y a contar con personal altamente especializado.

Miniordenadores

La instalación de miniordenadores es bastante menos exigente que la de un gran equipo; por lo demás, su manejo es mucho más sencillo y no exige personal altamente especializado para su explotación.

El término miniordenador suele conducir a engaño: los equipos así denominados sólo son mini en el tamaño y precio. Estas máquinas tienen capacidad para manipular grandes volúmenes de información, brindando una considerable potencia de tratamiento.

Asociando entre sí los miniordenadores necesarios es posible incluso sustituir con éxito a un gran ordenador, obviando la centralización que éste supone y acercando más la Informática al usuario final.

Además de su aplicación para resolver las labores tradicionaes de mecanización-en sistemas comerciales, financieros, de gestión, científicos, etc.-, los miniordenadores suelen utilizarse también como sistemas informáticos para la gestión de comunicaciones remotas, e incluso como ordenadores industriales especializados en el control de procesos: cadenas de montaje, operaciones de control de calidad, inspección de material…

Hay que tener en cuenta que un miniordenador perteneciente a una de las cuatro generaciones de ordenadores apuntadas en otro capítulo, es siempre más potente que el gran ordenador de la generación anterior.

Microordenadores

Los microordenadores constituyen uno de los sectores más importantes del mercado informático. Inicialmente, se volcaron en las áreas doméstica, educativa y experimental. Pero en los últimos años los microordenadores han llegado a ocupar un espacio vacío, el de la informática personal/profesional, cubriendo además otras muchas áreas anteriormente reservadas a los miniordenadores; por ejemplo:
– Control de periféricos para descargar al ordenador principal de determinadas tareas subsidiarias.
– Captación de datos procedentes de diversas fuentes para elaborarlos en primera instancia y entregarlos, a continuación, al miniordenador o gran ordenador.
– Estaciones de trabajo inteligentes, con potencia de tratamiento en régimen autónomo y que ponen en pie la filosofía de la informática distribuida.

La caracterización de los microordenadores se fundamenta en su pequeño volumen físico, su limitada capacidad con respecto a miniordenadores y grandes equipos, y en el hecho de que su procesador está constituido por un solo chip o circuito integrado denominado microprocesador.

Microordenadores

Microordenadores

Sea como fuere, los microordenadores más evolucionados superan en capacidad y potencia a los grandes ordenadores de generaciones precedentes.

El ordenador personal

En su definición más simple, el ordenador personal no es más que una máquina, de reducidas dimensiones y precio moderado, cuyo cerebro está regido por un circuito integrado programable: el microprocesador.

Tal definición es extensiva a la generalidad de equipos destinados al tratamiento de información cuya unidad central de proceso está organizada en torno a un microprocesador: los microordenadores.

Dentro de esta gran familia, caben potentes equipos para la gestión de tareas complejas y sofisticadas y microordenadores capacitados para distribuir su atención entre varios usuarios simultáneamente. Y, por supuesto, toda la enorme variedad de ordenadores personales.

La distinción entre el ordenador personal y los restantes microordenadores deriva esencialmente de su objetivo: equipos destinados al tratamiento de información gobernados por un usuario individual. Una característica que afecta a su ámbito de explotación individualizado.

Ordenador personal

Ordenador personal

En el segmento del ordenador personal cabe establecer aun una subdivisión:
* Ordenadores domésticos
Económicos y de reducida potencia y capacidad. Normalmente están basados en un microprocesador de 8 o 16 bits y operan con frecuencias de reloj entre 30 y 50 MHz.
Su campo de aplicación se concreta en aplicaciones de entretenimiento (juegos de acción, de reflexión, de estrategia…) y educativas (aprendizaje de lenguajes, enseñanza asistida por ordenador…).

* Ordenadores personales/profesionales
Más caros, aunque de superior potencia y capacidad de acceso a información. Están basados en microprocesadores de 16/32 bits. Trabajan con frecuencias de reloj que superan los 100 MHz.

Los modernos ordenadores personales/profesionales son verdaderos expertos en el proceso de textos, gestión de bases de datos, planificación de supuestos financieros, automatización de los procesos contables y administrativos en el ámbito de una pequeña o mediana empresa…

Ordenador profesional

Ordenador profesional

Categorías según su utilización

Atendiendo al ámbito de aplicación en el que se utiliza el ordenador, cabe diferenciar entre:
* Ordenadores de uso general
Son máquinas de gran flexibilidad, aplicables a la resolución de cualquier problema sin más que cambiar el programa que lo instruye.

Hoy día, la práctica totalidad de los ordenadores son de uso general. La ciencia informática está estrechamente ligada a los ordenadores de uso general, cuya versatilidad exige la puesta en práctica de todos los métodos y medios informáticos.

* Ordenadores científicos/técnicos
En los primeros años de los ordenadores electrónicos era frecuente diseñar equipos especialmente orientados a aplicaciones científico/técnicas; aplicaciones que exigían una gran velocidad de cálculo y elevado espacio de almacenamiento interno; si bien, no era determinante en ellos poseer una alta velocidad en las zonas de entrada de datos y salida de información.

* Ordenadores especializados
Son múltiples los sectores industriales en los que están presentes máquinas especializadas. Cabe hablar, por ejemplo, de:
– Ordenadores diseñados para el tratamiento gráfico, especialmente pertrechados para analizar imágenes, manipularlas o sintetizarlas.
– Ordenadores industriales, especializados en el control de procesos de fabricación. Algunos son incluso verdaderos cerebros que controlan brazos articulados o completos sistemas de robótica aplicada.

Robot industrial controlado por ordenador.

Robot industrial controlado por ordenador.

El criterio diferenciador con respecto a los ordenadores de uso general y a los ordenadores científico/técnicos, reside en su especialización hacia un marco de actividad muy determinado. Por ello utilizan periféricos no convencionales y su circuitería interna está diseñada para resolver con
eficacia un determinado tipo de tareas.

Es prácticamente imposible detallar todos los tipos de ordenadores especializados que existen, ya que su profusión ha sido elevadísima, sobre todo desde el nacimiento del procesador integrado en un chip o microprocesador.

Hoy se encuentran ordenadores especializados en el interior de un moderno automóvil, en los cajeros bancarios automáticos, en las máquinas de coser e incluso en los equipos de alta fidelidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies