Cómo dividir y calcular el tiempo de estudio

Para tener una rutina de estudios eficiente y evitar malos resultados en los exámenes por falta de preparación, es importante crear un cronograma de estudio.

Hay algunas medidas que pueden facilitar el estudio en casa. Conoce, a continuación, cómo puedes mejorar tu rendimiento como estudiante y optimizar tu tiempo de estudio.

Organización

La organización es lo más importante. Necesitas estar consciente del tiempo que tienes disponible para estudiar. Haz listas, calendarios, cronogramas y sobre todo: cuenta con una agenda. Mantén tu agenda organizada, y actualízala siempre con tus nuevos compromisos o tareas. Anota todo: pruebas, trabajos, fiestas con amigos, viajes, etc. Cualquier cosa que ocupe tu tiempo debe estar en ella.

Autoconocimiento

Algo muy común es que el alumno no conozca sus propias habilidades. Es preciso saber en qué materias se tiene un mejor rendimiento, en qué asuntos tienes más facilidad o dificultad. De esta forma, es más fácil organizar tu horario.

Elaborando el cronograma

Realiza una tabla o cronograma de 6 días por semana. Dentro de estos 6 días, que pueden ir de domingo a viernes o de lunes a sábado, separa el período del día más propicio para tu estudio: mañana, tarde o noche. El período de estudio debe variar entre 2 y 4 horas diarias, dependiendo de tu disponibilidad. Reserva intervalos de 15 minutos de descanso cada hora estudiada.

Elabora tu plan de estudios, teniendo en cuenta:

  • Tiempo disponible.
  • Materias con mayor y menor dificultad.

Después de enlistar esto, organiza el calendario de estudios intercalando materias de las diferentes áreas. Estudia hasta 3 materias por día, no más. Combina los temas más diferentes posibles, para no cansar tu mente y promover una mejor asimilación de los contenidos.

Tiempo

Dedica más tiempo a los asuntos en los que tienes mayor dificultad. Divide el programa por asignaturas, y semanalmente anota los temas a ser estudiados en cada una de ellas. El tiempo dedicado a cada tema varía de acuerdo con tu afinidad con el tema, no debiendo ser menor de una hora.

Preparación

Planea cómo vas a estudiar cada tema. Si será con búsquedas en internet, libros, folletos, listas de ejercicios, etc. Separa todo el material antes de empezar. El tiempo que gastas preparando el material de estudio no cuenta como estudio. Organiza tu ambiente de estudio, retira posibles distracciones, busca un lugar tranquilo y bien iluminado, deja agua cerca y ve al baño antes de empezar. Principalmente cuando estudiamos algo que no nos gusta, tendemos a inventar excusas a nosotros mismos para aplazar la actividad.

Consejos

Deja tu cronograma visible, ya sea en un muro o en una pared.

Estudiar es un proceso solitario. Los grupos de estudio generalmente resultan en conversaciones paralelas y el rendimiento tiende a ser menor.

Siempre actualiza tus compromisos en la agenda, y realiza semanalmente el cronograma de temas y actividades. Con relación al programa, tu horario de estudio puede seguir la misma línea de las clases del día. De esta forma, mantienes el ritmo de estudio y refuerza el aprendizaje de los temas, además de asumir tus compromisos escolares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies