¿Cómo ser un alumno por encima de la media?

¿Conoces a ese alumno que está siempre preocupado por mantener o mejorar sus buenas notas? Seguramente esto te suene familiar; ya que este personaje existe en todos los niveles de la enseñanza, desde primaria a posgrado. Incluso, puede ser que tú encajes en este perfil.

No hay nada de malo en esforzarse para obtener resultados satisfactorios en las evaluaciones y buscar su aprobación.

Un alumno necesita de un conocimiento reflexivo y crítico, además de académico, sobre los temas que estudia; sobre todo si desea sobresalir en su grupo. Pensando en ello, a continuación te presentamos algunos consejos que debes poner en práctica si deseas ser un alumno con un desempeño y calificaciones por encima de la media:

1. La lectura es esencial

Puede que esto parezca sólo un viejo cliché, pero se trata de una de las mayores verdades de la enseñanza: sin lectura apropiada, no hay aprendizaje. Y esto comienza a tomar mayor relevancia conforme te acercas a los estudios universitarios.

Sin embargo, para realmente absorber el contenido involucrado y saber aplicarlo, la verdad es que nada reemplazará una lectura completa y detallada de los temas.

Busque indicaciones con sus profesores, conozca la bibliografía de cada materia. Con el tiempo, verá que leer más y te va a dejar por encima de la media.

2. Conoce tu debilidad

¿Obtuviste una mala nota en la última prueba? No estés triste y no dejes que el desánimo se apodere de ti. Por el contrario, utiliza los fallos a su favor, estudia tus errores y trabaja para no repetirlos. Dicen que sólo conoce sus fortalezas aquel que tiene noción de sus debilidades. Y este dicho aplica perfectamente para esta situación.

3. Pecando por exceso

En lo que respecta a los estudios, es mejor pecar por exceso que por descuido o desidia. Por ello, dedica horas extras al aprendizaje, realiza más ejercicios y prepárate con ejercicios extras para las pruebas y evaluaciones.

La etapa cuantitativa; es decir, aquella que consiste en la cantidad, debe ser reforzada. Sin embargo, nunca deje de tomar en cuenta la calidad.

4. Los objetivos no pueden ser ignorados

¿Recuerdas esas metas que te planteaste al inicio del año o al comenzar con tu carrera universitaria y que siempre resuenan en tu cabeza? Deja de ignorarlas; ya sea por pereza, comodidad o costumbre. Olvídate de la procastinación y comienza a planificar tus estudios de la mejor manera; por supuesto, teniendo en cuenta cuáles son tus objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Por ejemplo, un objetivo cotidiano puede ser el prometerte que sólo podrás entrar a tus redes sociales o verás esa película que tanto deseas cuando termines con todos los pendientes escolares del día. De esta forma, podremos ir cumpliendo objetivo por objetivo, desde los más pequeños e “insignificantes”, hasta nuestras metas más importantes. Lidiar bien con las metas es un gran primer paso para no caer en la mediocridad. Y si quieres ser un alumno destacado en tu materia o carrera universitaria; sin duda, este es uno de los consejos más importantes para ti.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad