Educación, mercado y su carrera universitaria

Final de semestre y, como toda etapa que termina, es tiempo de hacer balances y análisis profundos sobre nuestras decisiones en el campo de la educación y la inversión en la carrera. Y estas sólo tienen sentido cuando basadas en nuestros valores personales y de cómo el mercado ha recibido esto.

¿Usted suele tener prisa para completar sus estudios? Tengo el hábito de hablar con las personas que convivo sobre esa voluntad extraña que poseemos para completar las cosas, y sin la pretensión de iniciar una discusión filosófica, noto en el campo de los estudios tal voluntad aún más latente.

Todos los días me encuentro con personas felices, golpeando en el pecho y diciendo que terminó los estudios, ya sea una licenciatura, posgrado, maestría, doctorado. Y en esta situación, el acto de llegar al final se sobreestima en detrimento del aprendizaje, la experiencia y también la aplicabilidad, así como las buenas relaciones que hemos construido a lo largo de estos procesos.

Por esta razón, el objetivo aquí no es llevar a cabo la prueba de títulos, pero sí reflexionar sobre esta errónea gana por finalizar.

Un buen motivo para esto es que si consideramos los estudios recientes de Manpower Group (2017), por ejemplo, apuntando a la inutilidad, en tres años de más de un tercio de las habilidades consideradas por el mercado hoy en día es de suma importancia.

Retos del mercado laboral y la educación

Retos del mercado laboral y la educación

Estas habilidades están presentes en las parrillas curriculares de gran parte de los cursos que llevamos años para completar. Y ante esto, llamo la atención así que para el siguiente:

Necesitamos decostruir el mito de la conclusión de los estudios, de la llegada y de encontrar el placer de la vida sólo en la gran final. Es importante, que podamos encontrar una manera de transferir ese placer para el proceso de aprender y eso es posible cuando buscamos autoconocimiento y desarrollamos diferentes formas de absorber el conocimiento.

La devolutiva social de forma real es otra aliada de esta realidad que golpea a nuestra puerta, cuando les enseñamos lo que hemos aprendido o usamos nuestro conocimiento para el bien común, en realidad estamos realizando lo que nos proponemos cuando los niños sobre: hacer el mundo mejor!

Y esto se puede hacer en un corto, mediano o largo plazo, lo importante es que sea hecho.

Las empresas y el mercado, de manera general, necesitan también de comprender y asumir sus roles en una sociedad que necesita para sobresalir por el aprendizaje constante. El mercado es dinámico y pasme, él nunca ha sido estático, lo que significa que a pesar de no ser una novedad, con el advenimiento de la tecnología, nuestro comportamiento sigue igual, mantenemos vicios y apegos que ya no caben más en la sociedad actual.

Es tiempo de reconocer: algo que hemos aprendido hoy puede ser fácilmente superado mañana y eso no nos debería desanimarse o asustar, por el contrario, debe ser el motor que nos hace caminar y buscar soluciones siempre.

Por eso cuanto más inversión en investigación por parte de las empresas, mayor es la posibilidad de avanzar con respuestas rápidas.

Y por último, crear metodologías de aprendizaje y garantizar su carrera

Así, tratar de responder todos los días cuál es la mejor forma de aprender algo, o el mejor horario para asimilar ciertos contenidos y todavía estudiando en grupo o solo leyendo o escuchando algo. En la duda, trate de todas, ¡pero no deje nunca de estudiar!

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies