Estudiar demasiado hace daño: 4 señales de que te encuentras al límite

Es claro que no podemos dejar de estudiar y pasar los días haciendo lo que más nos gusta; no obstante, llega un punto en que debemos reconocer que no estamos hechos de hierro, que no somos máquinas de estudiar y estudiar sin descanso; así, pensando en todas esas personas, a continuación te presentamos 4 señales de que tal vez ya sea hora de relajarte un poco y cuidar mejor de ti:

1. Cuando no recuerdas lo que significa la expresión «tiempo libre»

Puede ser que tengas muchas cosas por hacer, muchos ejercicios para resolver, muchos nombres y conceptos que memorizar o decenas de fórmulas matemáticas que comprender. Pero el estudio no te deben consumir hasta el punto de no tener tiempo para hacer nada más. Combinar los estudios con intervalos de 10 a 15 minutos cada 2 horas hace aumentar el rendimiento y disminuye el agotamiento al final del día. De esta forma, podrás descansar y, a la vez, asimilar mejor el contenido.

Además, respeta los momentos de recargar las energías. Si no puedes recordar la última vez que pasaste un tiempo libre con tu familia o amigos viendo una película, dando un paseo en el parque o en el centro comercial o cualquier otra cosa que no tenga que ver con los estudios, esto indica que debes relajarte y establecer periodos para disfrutar de lo que más te gusta.

2. Cuando tu mente está siempre en «modo estudio»

Es bueno tratar de no estar obsesionado por los estudios. A veces, puede suceder que veas ángulos obtusos por toda partes, vectores de velocidad al mirar los coches en la calle, escuchar que Góngora o Quevedo te susurran poemas al oído… Si tu cuerpo y tu mente están constantemente en un «study mode», es una señal de que necesitas tomarte las cosas con calma o, literalmente, te volverás loco.

3. Cuando haces tus comidas en menos de 20 minutos

No sirve de nada estudiar locamente y estar enfermo el día de la prueba, ¿verdad? Es importante alimentarse bien y con calma.

Disfrutar de las comidas hace bien, por ello, come despacio y busca alimentos ligeros y saludables. Esto va a hacer la diferencia en el largo plazo, puedes estar seguro. Si sólo “tragas” la comida para volver a estudiar, al dar poco de tiempo para la digestión, es probable que tengas un menor aprovechamiento de la materia.

4. Cuando sueñas que estás estudiando

La hora de dormir es tu momento de descanso. Pero soñar que llegaste tarde a clases o que estás en medio de un examen sólo te mantendrán en un estado de alerta, ansiedad y estrés constante. Si tu mente no puede dejar de tratar de resolver los problemas de matemáticas ni cuando está durmiendo, tal vez sea el momento de descansar mejor. La sugerencia es tratar de relajarse antes de dormir, leer un buen libro que no tenga que ver con las materias o ver un poco de Netflix y tomar una taza de té caliente (pero sin cafeína)

Recuerde: dormir bien es esencial para mantener la mente abierta a la absorción de conocimiento.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad