Gestores de bases de datos

En Informática se denomina fichero a un conjunto de datos homogéneos, y banco de datos a toda colección de ficheros dedicados a una misma aplicación.

Hace pocos años apareció un nuevo producto software al que se denominó base de datos. Expresión que fue impropiamente adoptada por muchos usuarios para designar indistintamente a ficheros y bancos de datos.

Definición de base de datos

En primera instancia, cabe afirmar rotundamente que una base de datos no es un fichero y tampoco un banco de datos.

Una definición clásica de base de datos es la de conjunto de datos relacionados entre sí que se encuentran almacenados en una única colección, sin redundancias innecesarias, y que cumple !as siguientes
condiciones:
– Los datos se encuentran almacenados en diversos soportes de información, de tal forma que son independientes de los programas que los manejan.
– Su utilización no está restringida a una aplicación exclusiva, siendo posible su acceso por parte de varias aplicaciones, incluso simultáneamente.
– Para gestionar la información contenida en la base de datos (esto es: para incluir nuevos datos, borrar datos ya existentes, o modificarlos), se emplean procedimientos especialmente diseñados para optimizar el
funcionamiento del sistema.

Al resumir la anterior definición formal, destacan dos conceptos fundamentales:
* Una base de datos es información almacenada en soportes de almacenamiento.
* Una base de datos acoge procedimientos (programas) encargados de gestionar información.

Así pues, una base de datos integra la doble faceta de información y programas para gestionar la información.

Los dos elementos integrantes de una base de datos son los propios datos memorizados y los programas destinados a su gestión.

Los dos elementos integrantes de una base de datos son los propios datos memorizados y los programas destinados a su gestión.

Bases de datos para microordenadores

La anterior definición de base de datos da pie a intuir este producto software y ofrece grandes prestaciones y, en consecuencia, exige grandes recursos informáticos para su puesta en práctica.

Este no es el caso de los microordenadores. De ahí que los paquetes para la gestión de bases de datos en pequeños equipos simplifiquen en ocasiones su cometido hasta reducirlo a sencillos sistemas para la gestión y mantenimiento de ficheros.

En general, las bases de datos para microordenadores permiten al usuario definir formatos de pantalla a través de los que se introducirá la información, y otros formatos de pantalla o impresora que se utilizarán para extraer información de la base.
– Los primeros suelen limitarse a un grupo de literales, descriptivos de los datos a introducir, y a campos variables destinados a recibir la información.
– En cambio, los formatos de salida, además de incluir los dos tipos de atributos anteriores, suelen permitir la definición de datos calculados. Ello significa que en un campo variable es posible especificar una fórmula aritmética o lógica; fórmula que servirá para que el sistema gestor de la base obtenga un resultado concreto en función de otros datos.

Las aplicaciones para la gestión de bases de datos vienen a reemplazar con ventaja a los tradicionales métodos para el archivo y extracción manual de informaciones.

Las aplicaciones para la gestión de bases de datos vienen a reemplazar con ventaja a los tradicionales métodos para el archivo y extracción manual de informaciones.

Obtención de informes

Otra característica muy importante de las bases de datos es su versatilidad para obtener informes de salida: una vez definido el formato con el que se desea obtener el informe, se pueden definir condiciones para la inclusión de elementos.

Supongamos que se dispone de una base de datos con información sobre clientes de una empresa y un formato de salida por pantalla o impresora; en este último aparece el número del clien te, su nombre, la provincia en la que está domiciliado, el tipo de producto distribuido y el volumen total de ventas

En tal caso, es posible obtener tres tipos distintos de infor mes con el mismo formato:
Informes completos.
Sin más que solicitarlo, el sistema proporcionará un listado con la información solicitada en el formato para todos los clientes de la empresa.
Informes parciales.
Imponiendo alguna condición, por ejemplo que el volumen de ventas sea superior a dos millones de pesetas, se obtendrá un listado con toda la información del formato, pero sólo para los clientes que satisfagan la
condición impuesta.
Informes elementales.
Limitados a un único cliente, aunque ajustándose los resultados, al formato definido. Este tipo de informe no es más que una restricción del anterior, ya que la forma de obtenerlo se reduce a inponer una condición de gran exclusividad; por ejemplo, que el número del cliente sea igual a 17.

Lenguajes de acceso a la base de datos

La obtención de informes del tipo señalado lleva asociada la imposición de condiciones que, en esencia, derivan en una forma de diálogo entre el usuario y la máquina.

Este diálogo debe ser lo más sencillo posible. El caso óptimo sería comunicarse con el ordenador en lenguaje natural; por ejemplo, en castellano.

Como contrapunto el caso más desfavorable consiste en utilizar un lenguaje tradicional de programación.

Entre ambos extremos existen alternativas aceptables. Básicamente, cabe hablar de dos tipos de lenguajes para la comunicación o acceso a una base de datos.
* Lenguajes basados en el cálculo de predicados.
Permiten imponer condiciones mediante la utilización de operadores lógicos del tipo AND (y), OR (o) o NOT (no), y operadores relacionales como EQ (igual a), GT (mayor estricto que), LT (menor estricto que), etc.
* Lenguajes basados en ejemplos
Permiten al usuario interrogar a la base de datos sin más que mostrar un sencillo ejemplo del informe que esperan obtener.
Evidentemente, los lenguajes basados en el cálculo de predicados son más potentes que los basados en ejemplos; por contra, son más complicados de utilizar.

Redundancia e inconsistencia

Redundancia e inconsistencia son dos factores que pueden dar al traste con las ventajas que ofrecen estos paquetes de aplicacion.
En las bases de datos para grandes ordenadores suele haber mecanismos de protección para obviarlos. En cambio, en las aplicaciones desarrolladas para ordenadores personales, debe ser el propio usuario
quien garantice su ausencia.
* Redundancia.
Se define a la redundancia como el almacenamiento de un mismo dato en más de una posición del soporte físico. Tal duplicidad puede aparecer en el mismo fichero o en ficheros distintos.
Por ejemplo, si para numerar a los clientes de una empresa se recurre al código de provincia en la que habitan, seguido por un número de orden, y en otra posición distinta del mismo fichero aparece grabado el código de la provincia, resulta evidente que este código está originando una situación de redundancia.
La redundancia es negativa. Por un lado se derrocha espacio de memoria. Por otro, cada vez que haya que modificar el contenido del dato redundante será preciso acceder a más de una posición.

El método para eliminar la redundancia consiste en efectuar un análisis de todos los datos en juego y, en función de dicho análisis, agruparlos convenientemente.

Ejemplo de inconsistencia. Los planetas fríos del sistema solar son los que distan más de mil millones de kilómetros del Sol. En base a este criterio, el fichero de planetas de la figura presenta una clara inconsistencia: o Mercurio no es un planeta frío, o dista bastantes más kilómetros del Sol.

Ejemplo de inconsistencia. Los planetas fríos del sistema solar son los que distan más de mil millones de kilómetros del Sol. En base a este criterio, el fichero de planetas de la figura presenta una clara inconsistencia: o Mercurio no es un planeta frío, o dista bastantes más kilómetros del Sol.

* Inconsistencia
Se define la inconsistencia como la generación de situaciones contradictorias debido a la existencia de datos almacenados no coincidentes.

Supongamos que en el mismo fichero de clientes del caso anterior se modifica el código de provincia de uno de ellos, pero no se modifica en el número de orden. El resultado dará lugar a una inconsistencia, ya que el contenido de la primera parte del número de orden guardará información de una provincia, mientras que el código de provincia tendrá un valor distinto.

En el ejemplo anterior la inconsistencia es trivial. No obstante, en los casos reales se suele presentar más escondida y, normalmente, se muestra de forma transitiva en casos que no son fáciles de localizar.

El método apropiado para eliminar la inconsistencia se concreta en garantizar la no redundancia de la información; en la mayoría de los casos, ésta da origen a las situaciones de inconsistencia.

Modelos de bases de datos

La organización de las bases de datos puede ajustarse a uno de los tres modelos esenciales que se detallan:
* Modelo Relacional
Implica la posibilidad de trabajar con relaciones. Tal es el caso de una sencilla relación de proveedores de una empresa, integrada por un número de orden y el nombre del proveedor.
* Modelo Jerárquico
En las bases de datos jerárquicas la relación existente entre los datos es similar a la que hay entre los nodos de un árbol: la raíz se puede considerar como el nodo más importante jerárquicamente, a continuación se encuentra el nodo terminal del tronco,etcétera.
* Modelo de Red
El modelo de red permite establecer una relación mucho más dinámica entre los datos, ya que cada nodo o elemento fundamental de la red puede estar conectado con prácticamente cualquier otro nodo.

De la anterior exposición cabe deducir que la diferencia existente entre los tres modelos estriba en la vista que proporcionan de información.

El término vista hace referencia tanto a la forma en que pueden leer o escribir información en la base de datos los programas de aplicación, como a la estructura con la que puede trabajar di rectamente el usuario sin necesidad de que intervenga más que el propio software del sistema gestor de base de datos.

La diferencia entre los modelos no estriba, pues, en la forma que adopta el almacenamiento físico de los datos en los soportes de información, sino en su método lógico de explotación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies