Habla con tus profesores y aumenta tu rendimiento

Si tienes preguntas acerca de un trabajo o algún tema en especial, y no lo consultas con tus profesores, puedes terminar con notas más bajas, además de dar una mala imagen a tus profesores y compañeros.

Para tener éxito en la escuela o en la universidad y, por supuesto, conseguir buenas notas, tienes que saber exactamente lo que tus profesores quieren cuando piden una redacción, trabajo o prueba. De otra manera, puedes terminar por realizar un trabajo completo en formato incorrecto o haciendo una investigación sobre un tema equivocado.

Para ello, sin duda, una de las mejores soluciones que puedes encontrar es la de mantener una sana comunicación con tus profesores. Esto no implica que deba existir una relación de amistad; sino que existe la confianza suficiente como para conversar acerca de aquellos temas de su materia en los que consideras que tienes menos habilidad. Un alumno que habla con sus profesores será, probablemente, uno de los alumnos que mejores notas obtenga en las pruebas de sus materias.

Esto no significa que tienes que seguir a tu maestro por todos los rincones o hablar con ellos al final de todas las clases. Sin embargo, es prudente que converses todas las veces que se presenta alguna tarea que no entendiste correctamente; o bien, cuando se trata de un tema nuevo y consideras que necesitas de más explicaciones. Además de evitar equívocos, estás transmitiendo una imagen de responsabilidad y compromiso; dos características que deben de estar presentes en cualquier buen estudiante.

En caso de que recibas notas más bajas de lo esperado, lo ideal es comunicarte con tu tutor para entender por qué y dónde te equivocaste. Toma esta conversación como una oportunidad de crecimiento y aprendizaje; y no como un castigo o una discusión. Es muy importante que veas a tus profesores como aliados y no como enemigos potenciales. Si lo consideras necesario; también puedes pedir una retroalimentación; ya sea de manera oral o escrita, con el fin de que comprendas mejor cuáles fueron tus errores; además de cómo podrás evitarlos en el futuro.

Otro elemento a tener en cuenta es que, alguinos días o de semanas antes de una prueba, presta aún más atención a la materia y enumera las posibles dudas e inquietudes que pueden perjudicar tu desempeño en la prueba. Al preguntar la información personalmente, tu profesor podrá atenderte de forma personalizada; y seguramente te evitarás uno que otro momento de confusión durante el examen.

Lo importante es no tener vergüenza o prejuicios con tus profesores; algo que sucede frecuentemente al considerarlos como personas que se encuentran fuera de nuestros círculos. Como ya lo sabes, están allí para ayudarte en el proceso de aprendizaje y saben que cada alumno tiene un tiempo y una forma personal de aprendizaje. Además, durante la universidad (cuando el conocimiento es mucho más específico y profundo), esta relación es aún más importante, ya que tus profesores, pueden ser grandes aliados a la hora de buscar oportunidades profesionales y consejos de carrera.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad