Los mejores consejos para leer más rápido

¿Necesitas leer más rápido para estudiar en tiempo récord y, pese a ello, comprender todo a la perfección? A continuación, te damos algunos consejos esenciales para leer más rápido.

Consejos para leer más rápido

1) Leer un libro a la vez

Cuanto más caóticos son nuestros hábitos de lectura, más costosa será nuestra tarea de recordar los detalles de un libro y reanudarla. No es raro que tengamos que leer dos o tres veces la misma página hasta reencontrar el hilo de la historia. Cuando intercalamos dos o más libros diferentes, la confusión mental es aún mayor. Así, podemos perder varios minutos de lectura que podrían tener un destino más noble. Establecer una rutina de lectura disciplinada y sumergirse en un solo libro a la vez es una buena manera de evitar estos lapsos y acelerar la lectura. Si sientes un impulso incontrolable de abrir otro libro antes de terminar lo que estás leyendo, debes contenerte. Fórzate a leer sólo un libro a la vez.

2) Nunca releas

La memoria de un lector es traicionera. Incontables veces, entre una página y otra, somos afectados por dudas básicas sobre los pasajes que acabamos de leer. La única solución para cuestiones de este tipo es retroceder en la lectura y buscar las respuestas en capítulos ya leídos. Quien sucumbe a esas tentaciones; sin embargo, nunca será un verdadero practicante de la lectura dinámica. La orden es avanzar a cualquier precio. La mano que da vuelta a las páginas debe moverse siempre de derecha a izquierda, sin tener que recorrer el camino contrario. Quizás el autor aclare su duda en un capítulo siguiente. Tal vez debas de buscar la respuesta en la Wikipedia, o consultar a un lector menos disciplinado. Es posible que no tengas la respuesta. No importa. Es mejor sufrir con una insignificante duda para toda la vida que perder unos minutos de lectura.

3) Investiga antes de leer

Cuanto menos sorprendente sea la lectura, menos tiempo tendrás que pasar con ella. Los segundos que pierdes cuando una frase te emociona o cuando te sorprende un giro en la trama son preciosos. Evita sorpresas. Lee el índice, reseñas, consulta resúmenes, convence que te explique el final. Cuando sepas todo sobre el libro, la lectura se convertirá en una formalidad rápida y casi indolora.

4) No leas en voz alta

La mayoría de los lectores tiene el hábito de pronunciar, sin emitir sonidos, cada palabra que lee. Para los defensores de la lectura dinámica, pocos ruidos son tan incómodos como este monólogo mental silencioso. Si nos acostumbrarnos a leer sin vocalizar cada palabra, leeremos mucho más rápido. Hay técnicas para lograr esto. La más eficiente es ocupar las cuerdas vocales durante la lectura. Hay quien anima al lector a repetir la misma palabra muchas veces o recitar el alfabeto. El aumento en la velocidad es instantáneo. El malestar también. Es mucho más difícil apreciar la sonoridad de las frases. Además, piensa en la cara de decepción que el autor del libro pondría si supiera que su gran obra es leída en medio de balbuceos y mantras inconexos.

 

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad