Medicina o enfermería: ¿Qué profesión debo seguir?

A veces, establecer la diferencia puede ser difícil, dadas las aparentes similitudes entre las funciones. Sin embargo, con una evaluación más exhaustiva, sin duda quedará claro que se trata sólo de una cuestión de apariencia.

Las enfermeras y los médicos, en la práctica, son dos profesionales cuyas actividades se complementan, sin ninguna relación de subordinación. Cuando actúan en sinergia, el mayor beneficiado es el paciente, quien, en ambos casos, corresponde al centro de todas las miradas.

Para que quede aún más claro lo que cada uno hace, en este artículo te explicamos las características y funciones de cada profesional.

¿Qué hace una enfermera?

El ejercicio de la enfermería en los moldes que conocemos hoy en día es relativamente reciente. Las prácticas intensivas de cuidado de pacientes ganaron procedimientos y métodos más estructurados solamente a partir del siglo XIX. Fue en el año de 1859 que la enfermera Florence Nightingale fundó la primera escuela dedicada a la enseñanza de la profesión, en Inglaterra.

Florence vendría a profundizar en el estudio de la enfermería después de servir al gobierno inglés en diversos conflictos armados. En las innumerables guerras que acontecieron en la Europa del siglo XIX, muchos militares acababan muriendo por no recibir atención, ya sea por lesiones o por las enfermedades que afectaban a los campos de batalla insalubres.

Sin embargo, desde que el ser humano pasó a organizarse en sociedad, la enfermería se encuentra, de cierta forma, presente, después de todo, la asistencia al enfermo es la gran misión a la que el enfermero se dedica. Por eso, es una especialidad que combina como pocas, ciencias biológicas, humanas y exactas.

Por lo tanto, una respuesta directa y resumida a la pregunta sobre lo que hace el profesional de enfermería es el cuidado de la asistencia al paciente.

¿Qué hace un médico?

El acto de observar las reacciones del cuerpo humano a la intemperie, el tratamiento de parásitos y de microorganismos se remonta a la antigüedad clásica. Tanto es así que la medicina occidental tiene como su patriarca al griego Hipócrates, el primer médico del que se tiene noticia. Fue él quien, alrededor de los años 400 a. C., fundó la Escuela de Cos, dedicada al estudio de las enfermedades y sus posibles tratamientos.

Con el pasar de los siglos, la medicina natural prosiguió con su evolución, sin dejar de lado su esencia profundamente ligada a los principios éticos y valores humanos presentes; como se evidencia en el solemne juramento de Hipócrates, repetido en cada graduación de eventuales médicos.

Corresponde al médico, por lo tanto, junto al paciente, la investigación de las causas de las enfermedades, el elaborar diagnósticos y prescribir tratamientos según las necesidades individuales. Siempre, en un clima de respeto por la vida del paciente y las decisiones del mismo.

Como podemos ver, el área profesional de la enfermería y de la medicina no se contraponen en absoluto; por el contrario, se complementan y, a falta de una, la otra no podría desplegar todos sus beneficios.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad