¿Por qué es tan difícil elegir una carrera?

Sofía Esteves, fundadora y presidenta del consejo del Grupo DMRH, habla sobre las principales piedras en el camino de la elección profesional.

Aspectos personales, familiares y sociales deben ser tomados en cuenta a la hora de elegir la carrera profesional. Por ello, muchos jóvenes consideran que esto es una tarea difícil; sin embargo, es necesario no olvidar tomar en cuenta estos aspectos; pues nuestra carrera universitaria definirá nuestro plan de vida.

La elección de un curso superior universitario acaba convirtiéndose en un desafío porque esta decisión suele coincidir con la etapa en la que el joven tiene poco conocimiento sobre sí mismo; de ahí que la dificultad sea tenida como mayor.

En medio de ese torbellino de emociones, en el que se busca saber quién es, qué se quiere y a dónde se desea ir, las fechas de los registros y las opiniones familiares nos presionan a elegir el curso que dará origen a nuestra vida profesional y que será la puerta de entrada a la vida adulta. Exactamente por eso, esta es una etapa llena de dilemas.

La diversidad de los cursos es la primera dificultad a la que el joven se enfrenta a la hora de decidir qué carrera seguir. A medida que el número de profesiones aumenta, el mercado se vuelve cada vez más exigente y competitivo. Por este motivo, investigar sobre las diversas áreas del conocimiento es muy importante para comprender los diversos caminos que se pueden tomar.

Además de las búsquedas, buscar un profesional en orientación puede ser una gran alternativa, después de todo, podrá ayudarte en la comprensión de los diversos factores que debes considerar antes de hacer tu elección, por ejemplo, aspectos familiares, sociales y, sobre todo, personales.

Resultado de imagen para elegir carrera

Otra piedra en el camino de la elección profesional es la influencia externa. Muchas veces, el verdadero deseo del joven queda en segundo plano y se puede elegir el curso basado en la opinión de amigos y familiares. Cuando esto sucede, aumenta las posibilidades de desistir del curso en mitad del camino y volver a empezar de cero, por lo general, más perdido que antes, y sin saber el rumbo que se desea seguir. Por eso yo siempre aconsejo a las familias que apoyen la elección de sus hijos, después de todo, ¿quién seguirá esa carrera será él, no?

La renuncia a la mitad del camino no se da sólo porque el joven siguió el camino que los otros desearon. Esto también puede ser debido a que los intereses pueden cambiar a medida que el alumno entra en contacto con la profesión. Para evitar que esto ocurra es importante mediar tales intereses con las habilidades que el joven posee. Los rasgos de la personalidad, la herencia, la cultura y las influencias personales son factores que suelen interferir en los deseos externos.

Atentos a estos puntos, las opciones serán más claras y la decisión será tomada con sabiduría y autoconciencia. Después de todo, como el empresario estadounidense Roy Disney decía: “no es difícil tomar decisiones cuando sabes cuáles son tus valores”.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad