¿Por qué la participación en el aula es importante para tu formación?

Entrar en la universidad es el primer paso para sacar una carrera de éxito. El esfuerzo y la dedicación para conseguir la vacante ahora deben convertirse en una actitud más proactiva y atenta a los estudios. Una cosa que debes pensar mucho en este momento es sobre tu participación en el aula.

Estar en la universidad debe implicar un cambio de comportamiento en relación a la Enseñanza Media. El aprendizaje va a depender mucho de cómo te comportas y te interesas sobre lo que el profesor expone. Y el resultado vendrá de esa posición, de esta nueva forma de ver la enseñanza.

Esa conciencia de que la universidad requiere un alumno más participativo, involucrado con el contenido expuesto será determinante para tu formación. A continuación te explicamos cómo ocurre esto y cómo puedes sacar lo mejor de la universidad.

No estés nervioso

Dejar la timidez y un cierto nerviosismo de un lado para formular tus preguntas en voz alta y debatir los temas de las clases con tus profesores y compañeros es saludable y ayuda tanto en la construcción del conocimiento como en la fijación del contenido. Recuerda que todos tus compañeros de clase (y también los profesores) son aprendices como tú — y nadie tiene la obligación de conocer la materia antes de ser tratada.

No seas pasivo

Toma las riendas de la construcción de tu propio conocimiento —estás en la universidad y eso es lo que se espera de un estudiante de educación superior. La autonomía de acción y el pensamiento son algunas de las más grandes conquistas de quien ingresa en la facultad y es necesario usar esa libertad a su favor.

No necesitas estar de acuerdo con los autores trabajados por los profesores, por ejemplo, o aceptar la teoría sin antes reflexionar sobre ella. Si te encuentras con un posicionamiento que no consideras correcto, haz valer tu voz y tu pensamiento.

Desarrolla tu oratoria

Debatir en el aula, defendiendo tu punto de vista, es un buen ejercicio para la oratoria, el arte del discurso. A lo largo del curso superior, deberás desarrollar esta habilidad, ya que hablar bien y explicar de forma eficiente tu línea de razonamiento será fundamental para conquistar un lugar destacado en el mercado de trabajo — y esto es válido para cualquier área en la que actúes.

Además, el entrenamiento de la oratoria en clases regulares también ayuda mucho en la facultad. Por ejemplo, a la hora de presentar seminarios, y hasta en la defensa de los trabajos para puestos— algunos cursos requieren un Trabajo de Conclusión de Curso (TCC), que debe ser presentado para los especialistas de la zona. Mejor con cierto entrenamiento en hablar en público desde el comienzo del curso.

Pregunta a tus profesores

Al igual que sucede en relación a la teoría, no siempre vas a estar de acuerdo totalmente con las opiniones y posiciones de tus profesores. Cuando esto ocurre, realiza tu crítica y cuestionamiento y posiciónate. Puede ser que no puedas hacerlo cambiar de idea, pero el simple hecho de poner el tema en discusión ya es válido y positivo.

Pero recuerda: el ejercicio de la capacidad crítica es bastante diferente discutir por el mero hecho de hacerlo. El intercambio de argumentos debe ser hecho basado en la razón y en el respeto mutuo entre alumnos y profesores. Así, es muy enriquecedor para cualquier clase; cuando es realizado dentro de los límites de la ética de las relaciones.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies