Procesadores de texto

El tratamiento manual de palabras para la edición de cartas, documentos, informes, contratos o cualquier otro tipo de texto, es un proceso caro; tanto por el tiempo a invertir en la producción del texto escrito como por su importe económico.

En el mundo profesional y empresarial este coste se ve multiplicado por la vorágine informativa que ha hecho aumentar de forma vertiginosa el número de originales y copias a manejar.

¿En qué consiste el tratamiento de textos?

Las operaciones manuales necesarias para producir cualquier texto escrito,
antes de la llegada de la solución informática, eran las siguientes:
* Obtención de los datos necesarios para producir el texto. Para ello se utilizaban archivadores, ficheros, etc.
* Redacción del borrador. Una vez recopilada la información, se escribía un manuscrito redactado como primera aproximación, del texto final.
* Producción del original mecanografiando el borrador manuscrito.
* Revisión y corrección de errores mecanográficos
* Obtención de copias del escrito original.
* Archivado de una de las copias, por si en el futuro resultara necesaria para obtener información al respecto.

Encadenamiento de un submenú a una de las opciones reflejadas en el menú principal de un procesador de textos.

Encadenamiento de un submenú a una de las opciones reflejadas en el menú principal de un procesador de textos.

Automatización del tratamiento de textos

En la actualidad todas estas operaciones se pueden realizar con el apoyo de un sistema informático.
La que sigue es la secuencia de las seis operaciones anteriormente relacionadas, esta vez utilizando un ordenador capacitado para el tratamiento de textos:
* Obtención de datos. En los soportes de memoria masiva del ordenador se encontrará la mayor parte de la información necesaria para producir el escrito.
* Redacción del borrador. Utilizando un formato en el que no se considera aún la estética de la presentación, puede elaborarse la información recopilada para redactar, fácil y rápidamente, un borrador del texto.
* Producción del original. En este punto será el propio ordenador quien a partir del borrador y de varios parámetros definitorios del formato (tipo de letra, líneas por página, número de caracteres, paginación automática, etc.), se encargará de preparar el original.
* Revisión y corrección. Antes de imprimir el texto, se pue de observar en la pantalla el resultado final; en este instante pueden realizarse las oportunas correcciones.
* Obtención de copias. Es importante señalar que hasta este momento no ha sido necesario editar ningún papel escrito. Ahora, una vez garantizada la corrección del texto, pueden ya obtenerse automáticamente todas las copias que se deseen.
* Archivo de una de las copias. Esta es una tarea superflua, puesto que el texto permanecerá almacenado en la memoria de masa del sistema. Este hecho supone una sustancial economía en cuanto a volumen de archivo y manipulación de copias.

Tratamiento de textos con ordenador personal

La informatización del proceso de textos puede realizarse a partir de un sistema mínimo integrado por los siguientes elementos:
– Un ordenador personal, equipado con un periférico de entrada (teclado), un periférico de salida (pantalla) y una unidad de almacenamiento masivo (unidad de disco flexible o rígido).
– El programa de aplicación versado en el proceso de textos.
– Una impresora cuya presencia facilitará la obtención de copias en papel de los textos elaborados.

¿Cómo funciona un procesador de textos?

El método de operación con un programa para el proceso de textos se plasma habitualmente en una estructura arborescente de menús.

Cada menú consiste en un formato, visualizado en la pantalla, a través del que el sistema ofrece al operador un abanico de opciones o posibilidades para que decida cuál de ellas desea ejecutar en cada instante.

Opcionalmente cada menú puede brindar una formación de ayuda relativa a los resultados que se producirán según la opción elegida; en este último caso, se dice que el sistema dispone de un tutor de apoyo o de un sistema de ayuda en línea.

El menú principal es el que aparece inmediatamente después de invocar o llamar al programa para el tratamiento de textos. Al elegir alguna de sus opciones, suele aparecer en pantalla un nuevo menú secundario o submenú que ofrece nuevas posibilidades dentro de la opción seleccionada.

Al seleccionar una opción para la edición de textos, es fre cuente la presencia de dos o tres líneas, situadas en la parte superior de la pantalla, en las que se refleja información relativa a la situación en curso. La primera de estas líneas suele indicar la opción en la que se encuentra el sistema, el título del documento, el espacio disponible para edición, entre otras informaciones.

Las siguientes líneas pueden estar ocupadas por una regla de formato que sirve para identificar la posición del cursor: fila y columna en la que se está escribiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies