¿Qué define a un buen profesor?

Los profesores son una de las bases para una educación adecuada. A pesar de que cada docente sea único, descubre en este artículo cuáles son las principales características que un buen profesor debe tener.

Enseñar es mucho más que transmitir una serie de conocimientos. También es necesario saber crear las mejores condiciones para ello y ayudar a los alumnos a que adquieran ciertos valores. Un buen profesor debe crear un ambiente educativo que facilite el aprendizaje de los alumnos, donde estos puedan pensar y desarrollar sus propias ideas sobre el mundo que los rodea.

Este entorno será una de las bases para una educación exitosa. Para lograr esto, un docente debe reunir un amplio abanico de habilidades personales y profesionales. Además del conocimiento de la disciplina que enseña y la pasión por el trabajo, el profesor debe saber relacionarse con sus alumnos. Cada docente tendrá estilo, habilidades y cualidades propias. Aquí vamos a destacar algunas de las características más importantes que un buen profesor tiene que tener.

Características profesionales de un buen profesor

A lo largo de sus estudios, un profesor habrá adquirido muchos conocimientos, tanto prácticos como teóricos. Sin embargo, estos conocimientos no siempre serán suficientes. Además de una buena preparación, el profesor debe estar dispuesto a continuar formándose. Sea porque el currículo de las materias se actualiza o a causa del desarrollo de nuevas técnicas y avances tecnológicos aplicables a la educación, un buen profesor tiene que aprender tanto o más que sus alumnos.

En relación con esto, tenemos la capacidad de investigación del educador: con su propio esfuerzo debe averiguar cómo dinamizar las clases. Durante éstas, el profesor, además de dar clase, debe observar cuidadosamente el comportamiento de los alumnos para saber guiarlos. Y también para poder evaluarlos adecuadamente. No sólo establecer un número como nota, pero para localizar y resolver los problemas que los alumnos pueden presentar en el aula.

Además, un buen profesor debe de alta capacidad de organización y planificación. Mantener el orden en las clases y los horarios es sólo una parte de ese aspecto. La otra consiste en planificar y relacionar los contenidos y hacer que las transiciones entre las materias que no sean confusas. Además, se debe mantener un ritmo en armonía con las capacidades del conjunto de la sala, incluidos los niños con problemas de aprendizaje o, como oposición, los niños superdotados.

Características personales de un buen profesor

En un plan separado e independiente de la cualificación y preparación profesional, un buen profesor debe acercarse a determinado perfil personal. Aunque cada persona es diferente, y no por ello mejor o peor, hay ciertas características que van a ayudar a un maestro a relacionarse mejor con sus alumnos.

10 características de un buen profesor

Cordialidad y cercanía. Un profesor tiene que hacer, con su manera de tratar, que sus alumnos no sientan miedo de preguntar cualquier cosa o de realizar una opimión. En una sala de clases, es imprescindible que el profesor y los alumnos se comuniquen libremente.

Autoridad. Encontrando el equilibrio con la proximidad antes mencionada, el docente tiene que saber mantener cierta firmeza. El respeto es necesario y debe ser siempre la referencia del profesor.

Facilidad de comunicación. Además de saber hacer, los conocimientos lleguen a sus alumnos, el profesor tendrá que comunicarse con otros padres y docentes. Saber transmitir es fundamental para un buen profesor.

La vocación. Si el trabajo es motivador, la persona va a dar el máximo de sí misma. Tendrá la motivación para enfrentarse a los retos cotidianos y dar siempre lo mejor a sus alumnos.

Paciencia. Cada alumno tiene sus necesidades y el docente debe estar abierto a esas necesidades, además de saber adaptarse a ellas con buena voluntad. Así, será un apoyo firme y constante para sus alumnos.

Humildad. También en equilibrio con el respeto, un buen profesor va a saber ser humilde cuando lo necesite. Como ser humano, un profesor puede cometer errores. Reconocer esto va a acercar el profesor a sus alumnos, y va a inspirar confianza.

Una buena profesora

Creatividad para proponer nuevas actividades didácticas y para enfrentar los problemas. Ya sea para calmar al aula o para explicar un tema particularmente difícil, un buen profesor debe ser muy creativo.

Seguridad en sí mismo. A la hora de ejercer su trabajo, el docente debe mostrarse seguro. Esta característica va a inspirar confianza y tranquilidad en los alumnos.

Capacidad de trabajo. Debemos acabar con el cliché de que ser profesor es fácil. Es una profesión que requiere mucho trabajo, tanto dentro como fuera de las clases. Un buen maestro siempre busca mejorar sus clases y ayudar a sus alumnos. Esto requiere inversión de tiempo y esfuerzos.

Responsabilidad. Ser responsable siempre es importante, en el caso del profesor es aún más. No debemos olvidarnos de que el profesor trabaja con niños y es responsable de ellos durante los horarios lectivos.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad