Siete consejos para evitar los errores de ortografía

La ortografía es un requerimiento básico en el mundo académico y profesional. Por ello, para prevenir al máximo este tipo de errores, a continuación, te presentamos algunos consejos efectivos para librarte de este terrible problema de escritura.

Leer mucho. Leer aún más. Leer con atención. La ortografía también se aprende al leer. Así mismo, no te olvides de escribir. Escribir mucho. Repite esta dosis constantemente y, pronto, verás los resultados: una escritura perfecta, sin ningún error.

Ten en cuenta que todos podemos cometer errores. Quien cree lo contrario está en riesgo de cometer más errores que los que cometería con una buena dosis de cautela. Ten en cuenta que, incluso aquellos que dominan la ortografía, tienen equivocaciones, malos días, en que los dedos son un poco más rápidos que el pensamiento.

Revisa tus textos. Es obvio. Pero si tienes demasiada confianza en ti mismo, probablemente nunca revisarás nada. Más vale releer. Por eso, no está de más repetir: después de escribir, conviene leer. Y lo mejor es dejar pasar un poco de tiempo. Si estamos escribiendo en el ordenador, también es cierto y sabido que hay errores que sólo nos van a aparecer en el papel. Por último, siempre que sea posible, conviene pedir a un amigo de confianza que lea con atención para nuestros textos.

Consultar obras de referencia. La ortografía es una de las áreas convencionales de la lengua: hay reglas relativamente claras y estas reglas vienen explicadas en registros y obras de referencia. Es una cuestión de investigación. Otro truco: aunque no tengas dudas, siempre es interesante hojear un libro de este tipo y descubrir detalles de ortografía que no conocemos.

Aprender cuáles son los errores habituales. Todos tenemos uno u otro error en el que caemos con un poco más frecuencia de lo habitual. Por ello, es buena idea reconocer este error en nuestros textos. Podemos crear una lista y tenerla con nosotros cuando escribamos algún texto. Por ello, como mencionamos anteriormente, siempre debemos estar conscientes de que, en cualquier momento, podemos equivocarnos.

Utiliza el corrector ortográfico de Word. Otro consejo obvio, pero que muchas personas terminan pasando por alto. Por ello, en esta ocasión, vale la pena subrayar lo obvio: los correctores ortográficos automáticos ayudan a detectar algunos errores. ¡Y son fáciles de usar! Algunos de los errores que son casi invisibles a nuestros ojos son desenmascarados por los procesadores de textos; una coma, un acento que falta, que hemos cambiado alguna letra, revisar con un procesador de texto siempre es una buena idea; aunque no sólo te fíes de estos programas, ya que también suelen pasar por alto algunos errores.

Relacionar nuestros errores con los errores de los demás. ¿Debemos corregir los errores de los demás? Sí, claro: en privado y con delicadeza. Pero vivir obsesionado con los errores de los demás sólo nos mantendrá más lejos de mejorar nuestro propio español. Si somos exigentes y sarcásticos con los errores de los demás, seamos aún más exigentes y sarcásticos con nuestros errores.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad